JORNADA
Se complica la producción de acero

Imprimir Enviar
miércoles 17, marzo 2010

La Jindal Steel Bolivia (JSB), inició los trámites para exportar 200 mil toneladas de mineral de hierro en bruto del Mutún, argumentando que ya se aprobó su plan de inversiones. Una situación de esta naturaleza era previsible, debido a deficiencias en el contrato que dejan oscuras algunas garantías para el Estado, que limita su accionar para exigir que la empresa hindú cumpla su compromiso de explotar los yacimientos de hierro con valor agregado, es decir, mediante la industrialización.

La Jindal hasta ahora solamente ha acumulado stocks y abierto mercados potenciales para exportar mineral de hierro a acerías de varios países, mientras que las inversiones y tecnología de punta, hasta ahora brillaron por su ausencia. De hecho las inversiones en el Mutún apenas llegan al 1% de lo que se había comprometido, según evaluación del Gobierno.

El directorio de la Empresa Siderúrgica Mutún, no dio curso a las exportaciones por el incumplimiento de la Jindal que había eludido presentar el plan de inversiones. Según el Gobierno, la Jindal Steel & Power solamente ha invertido 20 millones de dólares, desde la firma del contrato en 2007, lo que representa el 0,95% de los 2.100 millones comprometidos para el desarrollo del proyecto siderúrgico del Mutún.

El contrato establece que Jindal debe invertir 300 millones de dólares cada año durante el primer quinquenio y 200 millones anuales en los tres siguientes años, hasta completar los 2.100 millones. Pero las deficiencias del contrato han hecho que surjan dificultades que perjudican los intereses nacionales, al extremo que la vigencia del contrato se pretende calcular desde dos años después de la firma, es decir, desde 2009.

La Jindal planteó la explotación de 10 millones de toneladas de hierro en cuatro años, hasta el 2014, comprometiéndose a invertir $us 1.500 millones para que la producción de acero comience el año 2014. El contrato de Jindal establece que la empresa explotará la mitad del cerro Mutún, cuyas reservas ascienden a 40.000 millones de toneladas de varios minerales, principalmente hierro y manganeso, en tanto que el otro 50 por ciento está reservado para el Estado.

El Gobierno anunció en varias oportunidades su intensión de desarrollar un programa siderúrgico propio, ya que la coyuntura del mercado internacional es altamente favorable, y las proyecciones son aún mejores. Efectivamente, el precio del hierro en lo que va del año subió de 65 a 130 dólares la tonelada. Esta situación hace que las perspectivas para la producción de hierro sean alentadoras, siempre y cuando las cosas se hagan bien. Lamentablemente, el contrato con la Jindal hace aguas por todos lados, hasta el extremo de haberse comprometido suministrar gas a precio subvencionado, pese a que los expertos habían alertado sobre ese riesgo.

La Jindal considera que requiere unos ocho millones de metros cúbicos diarios de gas natural para mover la planta siderúrgica, cantidad que Bolivia no puede ofrecer por los compromisos de exportación a Brasil y Argentina, y el abastecimiento del mercado interno comprometido. Los expertos en la materia estimaron que la subvención de gas a la Jindal absorbería todo el ingreso previsto por regalías e impuestos que debiera pagar la empresa hindú por la explotación del Mutún. Frente a esta situación, el Gobierno haría mal en dejar que la JSB se dedique a exportar minerales en bruto, ya que bajo las actuales circunstancias, la instalación de la planta siderúrgica tiene condicionantes inaceptables que hacen inviable el proyecto para los intereses del Estado. Lo que Bolivia necesita es industrializar y exportar valor agregado, para dejar de ser un país exportador de materias primas como hasta ahora. La explotación del Mutún era una esperanza, lamentablemente, cada vez se diluye al comprobar las dificultades que surgieron desde el momento mismo de la licitación, que fue lanzada a trompicones bajo las amenazas y presiones de cívicos.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487