JORNADA
Demandas insatisfechas

Imprimir Enviar
sábado 4, febrero 2012

El Gobierno que preside Evo Morales es el más conflictivo en la historia del país, según un estudio efectuado por la Fundación Milenio. Durante 2011 se registraron 884 nuevos conflictos, lo que significa un récord, superando al año 1970, cuando el gobierno de Juan José Torres, soportaba 2 movimientos de tensión por día. El promedio en la actual gestión es de 2.3 conflictos diarios, según el informe.

La cantidad de situaciones de esta naturaleza, en cualquier país, está en directa relación con las demandas insatisfechas, y en la capacidad de los gobernantes para encontrar soluciones posibles, realistas y oportunas. Sin duda el diálogo es una valiosa herramienta para encontrar consenso, pero en sí mismo no es la solución. Es necesario que vaya acompañado de elementos de convicción que deben ser creados con antelación. Es la tarea de la prevención de conflictos, que permite ofrecer condiciones favorables al diálogo. La improvisación no consigue resultados. Un diálogo sin un respaldo nítido de objetivos de los demandantes, ni respuestas realistas, solamente empeora el problema, porque desilusiona a los negociantes, y en lugar de opciones para una salida aceptable, se recoge frustración, y mayor desconfianza en las autoridades y los negociadores.

Ofrecer más de lo que puede dar acarrea consigo siempre problemas.

La verdad es que la actual administración enfrenta muchos conflictos, la mayoría heredados, pero muchos creados por la política de confrontación ejercitada en la actualidad, tanto por el oficialismo como por la oposición y las organizaciones sociales.

Muchos de los conflictos pudieron evitarse o mitigarse mediante acciones oportunas. La prevención de situaciones de conflicto implica la adopción de mecanismos que se anticipen a los sucesos. De lo que se trata es de concebir acciones que sean capaces de prevenir síntomas de conflictos y detección temprana de situaciones que engendren violencia, de manera que se pueda alcanzar y ofrecer soluciones realistas y oportunas. Tanto las FF.AA. como la Policía están preparadas para actuar en situaciones de conflicto, pero fundamentalmente de lo que se trata, es que las instituciones encargadas de la seguridad nacional y de la seguridad interna, estén también preparadas para anticiparse, prevenir y desactivar tensiones antes de que lleguen a su clímax.

Existen organismos internacionales dispuestos a cooperar en una labor integral de prevención, que ningún gobierno ha sabido aprovechar. Unas veces por la autosuficiencia, y otras por no comprender que los errores que generan confrontación nacen en el propio gobierno, es que se dejan pasar situaciones oportunas para desactivar tensiones.

El respaldo que el gobierno recibe de muchas organizaciones sociales ha conducido a que se subestime la capacidad de reacción social frente al abandono o las equivocaciones. Es más, las organizaciones sociales se sienten con derechos que van más allá de las expectativas reales, pero es hora que el gobierno comprenda que todo tiene su lugar y su tiempo.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487