JORNADA
La libertad de expresión

Imprimir Enviar
lunes 27, febrero 2012

Sin duda alguna, la libertad de expresión y de prensa es una de las condiciones que se constituye en la base de cualquier democracia, derecho que debe ser ejercido plenamente por la ciudadanía, dentro de los límites de la Ley, en el que los medios de comunicación juegan un papel preponderante, por cuanto es a través de ellos que se aplica el mismo con preferencia.

En el caso de nuestro país, existe una Ley, la de Imprenta, que es precisamente garantía para que la libertad de prensa sea una realidad, aunque se ha tratado de cambiarla o desvirtuarla, considerando que en la misma se estatuye el secreto profesional o de las fuentes de información, además de los tribunales especiales de imprenta, que evitan que las acciones judiciales en contra de los periodistas tengan el camino de la justicia ordinaria, en el que tienen influencia los políticos que se encuentran en el poder , como sucede con otras naciones, como el caso del Ecuador, en el que su Presidente ganó un juicio en contra de medios y periodistas.

Aunque actualmente existe una profunda polémica en nuestro medio respecto a esa disposición legal, debemos tener la certeza de que cualquier cambio o, mejor, actualización, debe partir de mantener los principios esenciales que hacen al ejercicio del periodismo y de la misma libertad que deben tener los ciudadanos.

Ese es un preámbulo, para referirnos a una declaración de un exministro, que asegura que el actual régimen ha destrozado la democracia, calificándolo como tirano y otros adjetivos, que nos alarmarían si es que de por medio no conociéramos a quien lo afirma y cuál ha sido su actuación precisamente en lo que se refiere a los derechos fundamentales que deben existir en democracia.

Nada menos que una autoridad en el 2003 cuando el régimen de ese tiempo ordenó el asesinato de más de 60 personas en El Alto de La Paz, y en otras regiones, en una represión brutal en contra de ciudadanos que se oponían a la exportación de gas natural por Chile a mercados de ultramar, sin que a cambio el país vecino se pronuncie por nuestro derecho de retornar libre y soberanamente a las costas del Océano Pacífico.

Esa acción, denominada "octubre negro", fue el principio del fin de ese gobierno, el que con el pretexto de democracia quiso ir más allá en su acción represiva, plan que, felizmente, no fue secundado por los políticos de ese tiempo que rodeaban y apoyaban al ex Presidente que, junto a su ex Ministro gozan de la protección del país del Norte.

Un régimen que atentó contra los derechos humanos, con violaciones a ellos y la misma muerte de ciudadanos; que atentó contra la libertad de prensa decomisando dos medios de comunicación que manifestaban su repudio por la criminalidad de sus actos, hoy debe responder en la justicia ordinaria por esos hechos de lesa humanidad.

Se dice que para predicar moral hay que demostrar ser virtuoso, y para hacerlo sobre democracia, no sólo hay que conocer de memoria las reglas, sino que hay que practicarla plenamente, lo que no sucede con el personaje que comentamos y que ha trascendido las fronteras de Miami para llegar a nuestras páginas en el país.

Aún así tiene derecho a ejercer la libertad de expresión, que se la conceden los medios de comunicación, aunque, en esta oportunidad, sus afirmaciones merecen una biografía previa.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487