JORNADA
Más 1.300 conflictos en un año

Imprimir Enviar
lunes 12, marzo 2012

Las teorías económicas modernas están enfocadas a la competitividad sobre la base de la calidad total, que implica el concurso integral de los diferentes factores que intervienen en el proceso de producción, de manera que cada uno de ellos apunte a despejar obstáculos, agilizar procesos, capacitar al personal en gestión de calidad, vigilar eficiencia y lograr un producto óptimo, con el menor costo y en el menor tiempo. Para ello, el Estado, la empresa privada, las instituciones, y los prestadores de servicios tienen que estar comprometidos en este esfuerzo de calidad total, que tiene mucho que ver con el servicio de excelencia.

Además de algunos paradigmas que marcan el horizonte y ruta hacia una economía global cada vez más liberal, cualquier empresa o país que busque competir en el mercado actual, tiene que esforzarse en innovación para producir con mayor calidad, precios más bajos y agilidad que permita llegar a los mercados antes que otros.

Asimismo, en este proceso mucho tiene que ver la existencia de materias primas, viabilidad para su explotación, las facilidades que se brinden a los emprendimientos, seguridad ciudadana, seguridad jurídica, expeditas carreteras y caminos para el traslado de productos; comunicaciones modernas, estabilidad social, política y económica, etc.

Nuestro país cuenta con recursos naturales de gran valor estratégico, pero nunca se ha sabido explotarlos racionalmente. Ni la empresa privada y menos el Estado, han logrado aprovechar las potencialidades del país, debido a una serie de trabas que pone el aparato burocrático estatal. Bolivia es el país que exige mayor cantidad de requisitos para crear una empresa, para realizar un proceso de exportación e inclusive para las importaciones. Ese es uno de los principales factores que impulsan el contrabando, con el consiguiente perjuicio para el fisco.

El propio reconocimiento del gobierno en su última reunión de evaluación de Coroico, de que la baja ejecución presupuestaria se debe a la falta de coordinación y la rigidez de las normas, es otra constatación de las trabas que existen inclusive para los emprendimientos más urgentes. Lamentablemente, en la evaluación de gestión se omitió algo que ya es hora de reflexión y análisis. Se trata de la enorme cantidad de paros y feriados que rigen en el país. Las festividades regionales y barriales, religiosas (presteríos) e institucionales, según un estudio sociológico, alcanzan el promedio de cuatro días por mes a nivele nacional.

A ello se suma la enorme conflictividad que padece el país, que según otro estudio de la fundación UNIR, en 2011 se produjeron más de 1.300 conflictos.

Durante los meses de febrero y lo que va de marzo, los bloqueos en las carreteras troncales entre oriente y occidente. Así como en las carreteras del sur que vinculan con Argentina y Paraguay, han ocasionado perjuicios irreversibles. El departamento de Santa Cruz, resultó más perjudicado por interrupciones de vías. Las protestas y bloqueos en el oriente se produjeron desde la frontera con Brasil que fue cerrada debido a dos frentes de protestas contra la Aduana Nacional (ANB) por el funcionamiento de la Agencia Binacional que controla las importaciones y exportaciones, y los propietarios de vehículos indocumentados que no pueden abastecerse de combustible; los moto taxistas de la región volvieron a tomar las carreteras a Cochabamba y Beni para exigir al Gobierno atención a sus demandas.

En este caso la protesta es contra la instalación y funcionamiento de la Agencia Binacional, que desde el 1 de marzo controla las importaciones y exportaciones aduaneras y, según ellos, no da margen a la generación de ingresos personales e impuestos en favor de la región fronteriza.

Por otro lado, los propietarios de motorizados con placas municipales de Puerto Quijarro y Puerto Suárez, que no tienen acceso a comprar carburantes debido a que no nacionalizaron sus vehículos en los plazos establecidos por ley, también bloquearon la frontera en tres puntos.

Apenas se logró un acuerdo con moto-taxistas, que bloquearon el norte, sur y este, surgió otro bloqueo en el norte en protesta por la elevación de tarifas de autotransporte, mientras los profesores iniciaron otro paro y toma de instalaciones del servicio de educación. Los productores arroceros cerraron el tráfico de las principales carreteras y ocuparon 40 instalaciones petroleras, con el riesgo que una medida semejante implica.

La Sede de Gobierno vive permanentemente estresada por explosiones de petardos y hasta cachorros de dinamita, amen de bloqueos que interrumpen las arterias principales por cualquier motivo. Todos estos factores, pero especialmente los paros, bloqueos, feriados, y festejos, hacen que Bolivia genere costos muy superiores en su producción general, lo que impide que pueda llegar con sus productos a mercados cada vez más exigentes que requieren cumplimiento, certeza, calidad y precios competitivos.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487