JORNADA
La prohibición al consumo de bebidas en calles y avenidas

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
viernes 16, marzo 2012

El problema del expendio de bebidas alcohólicas a menores de edad y el consumo de las mismas en la vía pública, ha sido una constante en nuestro país, ya sea en las capitales de departamento o en provincias, comunidades, etc., pese a los constantes reclamos de la ciudadanía a las autoridades municipales, las que deberían tener competencia en este tema.

En entradas folklóricas zonales o departamentales, en las fiestas de determinadas fechas, es normal que las calles se conviertan en pistas de baile, con la instalación de aparatos de sonido encima de camiones, con volúmenes que llegan a varias cuadras y hasta altas horas de la noche y la venta de bebidas en las calles y avenidas, con resultados realmente dramáticos de peleas y riñas, asaltos a las casas del lugar donde se produce el acontecimiento etc.

Han sido cientos los artículos, cartas al Municipio, en el caso de la ciudad de La Paz y de diversas zonas, que no han tenido efecto alguno en las autoridades del mismo, por cuanto semanalmente se repiten estas anomalías, incluso con amenazas a quienes tienen el derecho de reclamar paz y seguridad.

En estas circunstancias el gobierno ha propuesto una Ley a la Asamblea Legislativa Plurinacional prohibiéndose la venta de bebidas alcohólicas a los menores de edad, además del consumo de las mismas en lugares públicos, es decir en las calles, lo que nos parece acertado y adecuado, considerando la indiferencia municipal, cuyos responsables deberían emitir las respectivas Ordenanzas para que se las cumpla estrictamente, permitiendo que la ciudadanía tenga que sufrir constantemente el asedio de ebrios, de bailarines y de música a alto volumen.

Pensamos que alguien debía "poner las manos en el fuego" para acabar con ese riesgo en el que vive la ciudadanía, tanto en las calles como en la conducción de vehículos, aunque ya existe una disposición expresa sobre este asunto.

Se había señalado que la prohibición gubernamental iba a dirigirse al consumo que hace la ciudadanía en bares y cantinas, o en los hogares, pero vemos que no es así, por lo que estamos conscientes que una disposición de esa naturaleza será apoyada por ella.

Aquí no caben consideraciones políticas, como un posible ataque a las Alcaldías ocupadas por la oposición, sino una forma de coadyuvar con ellas ante la imposibilidad de las mismas para adoptar medidas que preserven la paz y seguridad del pueblo.

Opinión
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487