JORNADA
Persuadir con argumentos y no con amenazas

Imprimir Enviar
martes 10, abril 2012

La conflictividad en el país crece en forma constante, mientras las soluciones se postergan, las negociaciones fracasan, los acuerdos no se respetan, las promesas se incumplen y la impaciencia en la gente gana terreno. Al comenzar el año, el Presidente Evo Morales había abierto la posibilidad de que mediante el diálogo y la concertación se busque la solución de los conflictos. Se pensó que ese podía ser un nuevo escenario que, de transitarse con apego a las normas democráticas y respeto al ordenamiento jurídico, hubiese sido el punto de partida del reencuentro nacional.

Se habían dado algunas señales que permitían alentar esta esperanza, que surgió del mensaje del Presidente Evo Morales, el 22 de enero, cuando convocó a buscar acuerdos sobre la base de los intereses nacionales. Inclusive se reiteró la invitación a los partidos de oposición para una reunión cumbre y se demandó a los inversionistas interesarse en el desarrollo del país.

Pero todo quedó en esperanza, la forma agresiva con la que el gobierno ve las demandas sociales; el desinterés por brindar una atención concertada; el deseo de imponer antes que negociar y la posición contestaría cada vez mas dura de las organizaciones sociales, muestran que la tolerancia se ha acabado y el país ahora ya exige respuestas claras, oportunas y acordes a la realidad.

Esta semana ha comenzado con amenazas de varios sectores y el recrudecimiento de posiciones sobre varios conflictos que no encuentran solución. También aparecieron otros que aunque son absolutamente sectoriales, afectan a todo el país, como la decisión de los pobladores de Sica Sica, que bloquearon la carretera central que une a la sede de gobierno con el resto del país. Asimismo, varios sectores sociales anunciaron la reanudación de huelgas y movilizaciones

La Central Obrera Boliviana, determinó un paro de 24 horas para mañana, miércoles 11 de abril. La COB pide un incremento de salarios que satisfaga la canasta familiar que ese organismo laboral estima en 8.300 bolivianos.

Los dirigentes obreros argumentan que determinaron presionar debido al desinterés del gobierno.

El otro conflicto es de los médicos que han decidido reiniciar el paro indefinido a partir de hoy, martes, en rechazo al aumento de horas de trabajo y al incumplimiento por parte del Ministerio de salud al acuerdo inicial de la anterior semana.

Uno de los conflictos que con seguridad provocará la reacción ciudadana, es la determinación de los choferes de aumentar las tarifas del servicio de transporte público. Hoy los choferes se reunirán en un ampliado para adoptar medidas unilaterales, frente al aumento de sueldos que el gobierno dispuso para el sector público, que llega hasta un 80%. Esa muestra de generosidad del gobierno ha sido interpretada como la medida justa del alza del costo de vida.

Frente a una movilización tan amplia, el gobierno decidió aplicar la ley y coordinar acciones con el Ministerio Público para desactivar las protestas y movilizaciones. El Ministro de gobierno Carlos Romero, advirtió que se garantizará el derecho de todos los ciudadanos, pero sin duda, con las experiencias pasadas, una respuesta de esta naturaleza podría significar la represión policial y la respuesta de los movilizados, que solamente activará mayores protestas y la generalización de los conflictos. Lo que debiera hacer el gobierno es dialogar y persuadir a los sectores movilizados con argumentos y no con amenazas.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487