JORNADA
El gas natural y sus complejidades

Imprimir Enviar
Guido Pizarroso Durán
lunes 27, noviembre 2017

La esperanza por una respuesta positiva de las transnacionales petroleras a la invitación del gobierno para que inviertan en el país en la búsqueda de gas natural y petróleo, ha quedado en el ambiente sostenida por el optimismo del gobierno que al poner en subasta 80 campos potencialmente depositarios de hidrocarburos, puso también en evidencia una apertura, y un cambio que contrastan con la posición de los anteriores once años de recelo de la actual administración hacia el capital internacional. Pero al mismo tiempo, ese optimismo choca con señales objetivas de la realidad internacional que se mueve por factores que responden más bien a visiones pragmáticas del mercado.

El Cuarto Foro de Exportadores de Gas y la Cumbre de Jefes de Estado, que se realizó en la ciudad de Santa Cruz, como habían previsto los expertos que conocen las políticas energéticas, concluyó con un llamado a la estabilidad de los precios. Más que un evento técnico operativo que analice la incorporación de nuevas tecnologías y oriente la eficiencia productiva, se asemejó a una reunión política que lanzó muchas arengas. A la Cumbre de Jefes de Estado, solamente asistieron Nicolás Maduro de Venezuela y Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatorial que acompañaron al presidente Evo Morales.

De todas maneras, asistieron representantes de varios países que coincidieron en la necesidad de unir esfuerzos para buscar la estabilidad del precio de gas y del mercado internacional del petróleo, que responden a los efectos de una creciente producción. Pero lejos de adoptar decisiones como reducir la producción para hacer más apreciado el producto, todos lanzaron deseos más bien de aumentar la producción. La mayoría de los grandes productores está en los países árabes y ya han fijado su posición que apenas logra frenar algo la oferta de crudo.

Esa visión, sin duda es catastrófica para los países exportadores de gas natural, cuyo precio está ligado al del petróleo, y porque ahora la competencia se ha ampliado, con la tecnología del "fracking", que convirtió a Estados Unidos, de importador a exportador de gas con un creciente mercado global. A ello se suma el avasallador crecimiento de la oferta de Gas Natural Licuado (LNG), que ingreso con fuerza a Latinoamérica, y que en este momento tiene mercado seguro en Argentina Brasil y Chile principalmente. Recordemos que Bolivia tenía la intención de instalar complejos de licuefacción para almacenar y exportar el LNG, proyecto que fue distorsionado al pretender establecerse las plantas en territorio chileno, hecho que desató la llamada "guerra del gas" que terminó con el régimen de Sánchez de Lozada.

Hoy, el mercado y las tecnologías se han acomodado a nuevas realidades. Inicialmente los costos eran considerados excesivos tanto del LNG como de la tecnología denominada "fracking" que permite extraer gas natural de yacimientos no convencionales. En este caso el gas está en ciertas rocas sedimentarias y su extracción requiere utilizar grandes cantidades de agua. De esta manera, el panorama global de la oferta de gas natural se presenta contradictorio, por una parte es alentador porque existe demanda de un mercado creciente en el mundo, pero con una oferta que también es cada vez mayor, y que ningún país está dispuesto disminuir.

De todas maneras no hay peor lucha que la que no se hace y el gobierno ha lanzado una oferta para entregar campos potencialmente ricos en hidrocarburos a las petroleras, y se espera que se firmen acuerdos próximamente como resultado de esta iniciativa se firmen acuerdos próximamente que permitan aumentar las reservas probadas de hidrocarburos.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487