JORNADA
Respeto a la ciudadanía

Imprimir Enviar
martes 28, noviembre 2017

Las marchas, movilizaciones, protestas, etc., de parte de diferentes organizaciones y sectores sociales, tienen como base del uso de la fuerza a la ciudad de La Paz, la que, indudablemente, tiene que sufrir las consecuencias de ser la sede de gobierno y el centro político nacional.

Los gremiales llegaron ayer después de haber marchado varios días, exigiendo que las autoridades apliquen un régimen impositivo adecuado para ese sector, además que no se penalicen las movilizaciones, como se pretende, ya que ese derecho está contenido en la Constitución Política del Estado.

Los estudiantes de la Universidad de El Alto, también han tomado las calles de esta capital, en respaldo a su demanda de presupuesto para el pago de salarios y gastos de esa Casa superior de estudios.

Mientras tanto los médicos, que se encuentran en paro demandado la modificación del proyecto de Ley Penal, en la que se criminaliza la praxis de ese sector, igualmente efectúan marchas por esta ciudad, como una medida de protesta por lo señalado.

Generalmente estas acciones están dirigidas en contra de las autoridades ya sea del Gobierno nacional o local, quienes de ninguna manera son víctimas de las mismas, por cuanto continúan con su trabajo normal ya sea en ministerios o en el mismo palacio gubernamental.

El perjuicio, la molestia y, muchas veces, el abuso, es para los ciudadanos que habitan esta sede política, ya que se impide el tráfico de vehículos, se interrumpe el tránsito peatonal, o se impide la actividad normal por parte de los trabajadores marginales.

Vemos claramente que el objetivo, que debe ser el de llamar la atención de los gobernantes e impedir su trabajo normal, se diluye completamente. Los bloqueos pueden durar semanas, pero los vehículos oficiales transitan normalmente con resguardo policial.

Mientras que la ciudadanía debe recurrir a la especulación de algunos transportistas que cobran tarifas altas a quienes tienen urgencia de llegar a sus fuentes de labor.

Creemos que debe primar el respeto a la ciudadanía, respetando sus derechos, como es el de libre tránsito, por parte de los manifestantes y bloqueadores. El respeto también debe provenir de las autoridades, atendiendo los problemas con prontitud y eficiencia, evitando que sea el pueblo la víctima de la presión y de la indiferencia.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487