JORNADA
Pumakatari un servicio que debe extenderse

Imprimir Enviar
viernes 26, enero 2018

El progreso y el desarrollo de una ciudad tiene como bases esenciales, la adecuada provisión de servicios básicos a la ciudadanía, como alcantarillado, agua potable, energía eléctrica, gas natural, etc., con el complemento necesario de calles y avenidas adecuadas, ya sea empedradas o asfaltadas, así como un transporte público eficiente y que cumpla con las normas adecuadas en la atención de los pobladores.

La sede de Gobierno, nominada como "Ciudad Maravilla", aún adolece de varias deficiencias en esos campos, especialmente en las zonas periféricas, debido a su crecimiento continuo por efectos de la migración interna, que origina la creación de nuevos barrios, muchos de ellos sin planificación y menos el registro y permiso municipal.

En los últimos años se ha enfrentado el problema del transporte público, con exigencias de aumentos de tarifas, el problema del trameaje y el congestionamiento que ocasionan cientos de minibuses que ocupan todos los carriles de calles y avenidas, especialmente en el centro de esta capital.

Para aliviar el problema del transporte se implantó el servicio municipal con los buses Pumakatari, los que a través del tiempo han demostrado eficiencia, tanto en lo que se refiere a horarios, comodidad, limpieza y cortesía por parte de los encargados, especialmente para los ciudadanos de la tercera edad, que son los que más utilizan este medio de transporte, sin el riesgo que significa el viajar en otros motorizados pequeños e incómodos, en los que reciben maltrato y el pago de pasajes al mismo nivel que cualquier usuario, sin considerar la Ley que favorece a este sector de la población.

En este tiempo el Gobierno Municipal paceño planificó la adquisición de 72 vehículos más, entre pequeños y grandes, para llegar a nuevos barrios en los que no se cuenta con este servicio, medida que ha sido y es respaldada por la ciudadanía.

Sin embargo, los chóferes del transporte público se oponen a este servicio municipal y a la incorporación de nuevos vehículos, aduciendo perjuicios en contra de su economía, en una clara muestra de oposición al desarrollo de esta capital y al derecho de las mayorías de optar por mejores servicios de transporte.

Los chóferes manifiestan que el municipio subvenciona a los Pumakatari, lo que nos parece lógico, ya que esa subvención está en las obligaciones de la Municipalidad, como una retribución al pago de impuestos, los mismos que están destinados a mejorar la vida del conjunto y no de un sector o de los mismos funcionarios.

Creemos que con los Pumakatari y los teleféricos, La Paz ha alcanzado no una solución, pero si un mejoramiento sustancial en el transporte público, por lo que los chóferes, en lugar de oponerse o bloquear las iniciativas de progreso, deberían optar por el transporte masivo, que represente un progreso en ese sector.

Estamos conscientes de la necesidad de trabajo para quienes adquieren o alquilan vehículos públicos, en un país en el que la marginalidad es mayor al 70 por ciento, pero también debemos tener en cuenta que la iniciativa, como ya se lo había anunciado, es importar vehículos adecuados, en empresas en las que no solamente sea una persona la propietaria, sino que sea el conjunto el que se beneficie con el desarrollo de la tecnología en el desarrollo de los motorizados.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487