JORNADA
Colofón integral al transporte público

Imprimir Enviar
Guido Pizarroso Durán
viernes 26, enero 2018

Los choferes de servicio público volvieron a perjudicar a la ciudadanía con un paro irracional, el bloqueo de calles y avenidas y serie de abusos, con los que pretenden hacer retroceder los pequeños avances que se están dando para mejorar el servicio de transporte. Este sector, tan desprestigiado por diversos aspectos, se opone a que se amplíe la flota del sistema municipal de transporte "Pumakatari", que se ha convertido en una solución, una necesidad y la alternativa que todos los barrios de la ciudad de La Paz reclaman, frente al pésimo servicio de los choferes sindicalizados.

Los transportistas afiliados a sindicatos y federaciones bloquearon varios puntos estratégicos de la ciudad impidiendo parcialmente la circulación vehicular, y como lo hicieron en otras ocasiones, perpetraron atropellos contra los choferes que querían trabajar, hasta el extremo de golpearlos, chicotearlos y dañar sus vehículos. Estos son delitos penados por las leyes, pero como la justicia está coludida, hasta ahora no hay un chofer ni dirigente preso por atentar contra los ciudadanos y contra la propiedad pública y privada, además de perpetrar abusos contra los derechos humanos.

Esta vez fue la Central Única de Transporte de Pasajeros de La Paz, la que convocó al bloqueo de calles; dirigentes de esta organización argumentaron que intentaron infructuosamente reunirse con el alcalde, Luis Revilla, para conversar sobre la difícil situación de su sector con la incorporación de nuevos motorizados para el "Pumakatari", argumentando que este servicio municipal representa una competencia desleal.

Lo que no reconocen los choferes es que muchas veces el alcalde paceño así como las autoridades sectoriales y las juntas de vecinos se ha reunido con los dirigentes de los transportistas, y ha llegado a acuerdos, entre los que figura precisamente la ampliación del parque automotor municipal, de manera que no es una sorpresa que la Alcaldía de La Paz hubiese licitado la compra de más buses. Recordemos que la decisión de establecer el sistema municipal de transporte público obedece a una necesidad creada por los propios choferes sindicalizados, por los abusos a los usuarios, malos tratos, falta de pulcritud, constantes paros, incumplimiento de rutas, y una serie de transgresiones que colmaron la paciencia de la comunidad, que exigió al gobierno municipal soluciones estructurales, definitivas y efectivas, entre las que figuraba la construcción del tren metropolitano, los teleféricos y el servicio municipal de transporte público.

Los choferes alegaron que para ofrecer un mejor servicio requerían aumento de las tarifas. También se les dio el gusto a condición de que cumplan con el servicio en toda la ruta que tienen asignada, que modernicen sus vehículos, que no aumenten asientos incomodando a los pasajeros y que cumplan normas elementales de urbanidad y de las normas tránsito. Lamentablemente fue mucho pedir, todo fue inútil y los choferes siguen en la misma actitud con vehículos sucios, actitudes hostiles, y la interrupción de la ruta fijada. Lo único que se ha visto como avance es la incorporación de minibuses chinos, pero que también fueron alterados para aumentar su capacidad.

En esta perversa ecuación en la que los choferes no comprendieron hasta ahora la necesidad de mejorar, progresar, cumplir y elevar la calidad del servicio, y la municipalidad que intenta paliativos, sin lograr una solución de fondo, solamente queda el remedio definitivo que será el tren masivo que descongestione las rutas centrales, dejando que los vehículos federados cumplan servicio complementario, alternativo y, fundamentalmente, conecten a los centenares de barrios con estaciones del tren metropolitano.

Otra alternativa sugerida ya hace años fue que el servicio municipal de transporte público incorpore a empresas y cooperativas formadas por los actuales y nuevos choferes, para ampliar el sistema bajo normas y reglamentos claros de lo que significa un servicio a la comunidad, en el que la responsabilidad y la seguridad deben ser la columna vertebral. Por un buen servicio, la gente estará dispuesta a pagar lo que corresponda en equidad.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487