JORNADA
Grupo del expresidente yemení niega ruptura con los hutíes y busca mediación

Imprimir Enviar
Saná, (EFE)
lunes 4, diciembre 2017

El partido Congreso Popular, liderado por el expresidente yemení Ali Abdalá Saleh, negó haber dado la espalda a sus aliados, los rebeldes hutíes, y pidió la mediación de terceros para poner fin a los enfrentamientos entre ambos bandos, que prosiguieron con menor intensidad en la capital, Saná.

En un comunicado, la formación política aseguró que mantiene una postura "firme" frente a la "agresión", en alusión a la coalición militar capitaneada por Arabia Saudí que interviene desde 2015 en el Yemen contra los rebeldes y a la que Saleh pareció tender la mano este fin de semana.

Según la nota, los hutíes hicieron una "interpretación errónea" del discurso de ayer de Saleh, que se ofreció a negociar con la coalición árabe, principal apoyo del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, al que los rebeldes y las fuerzas del exmandatario le disputan el poder desde 2014.

Los dos aliados se han estado enfrentando en la capital yemení y en otros puntos del país en los pasados días, y la violencia se intensificó el sábado de madrugada, dejando al menos 40 muertos.

Por ello, el Congreso Popular dijo que "da la bienvenida a cualquier esfuerzo que unifique las filas y elimine los motivos de la tensión existente", en referencia a una posible mediación por parte de terceros entre sus fuerzas y las del movimiento hutí.

Por su parte, la agencia de noticias Jabar, perteneciente a la corriente de Saleh, informó de que el sultanato de Omán está mediando para poner fin a los enfrentamientos entre las dos partes, sin ofrecer más detalles sobre los contactos establecidos.

Asimismo, la agencia, que cita a una fuente de la oficina de Saleh, aseguró que este no tiene intención de salir del país.

De momento, la tensión permanece elevada y los hutíes hicieron explotar la vivienda del líder tribal Akram al Razqa, en la zona de Haya (noroeste), y la de Ali Mabjut al Mishriqui, en la localidad de Amran, al noroeste de Saná, ambos leales a Saleh.

También anunciaron que el cabecilla tribal Nayi Yumaan se rindió y que decenas de los hombres de Saleh fueron hechos prisioneros tras los choques en la capital.

En la ciudad, los rebeldes irrumpieron en la casa del ministro de Interior de Gobierno rebelde, Fadl al Qusi, aliado de Saleh, en el barrio sureño de Bait Meaiad, según relataron a Efe testigos, que dijeron que en el asalto murieron tres guardas del edificio.

Los hutíes también irrumpieron en una propiedad de Saleh en el barrio de Al Hasba, en el centro de la urbe, y en la vivienda de su sobrino Taufiq Mohamed Abdalá Saleh, en el barrio meridional de Al Jamsín.

La agencia de noticias oficial controlada por los hutíes, Saba, informó de que los rebeldes "lograron dominar varios campamentos, sitios y edificios donde se fortificaban las milicias subversivas en Saná", el referencia a las fuerzas leales a Saleh.

Saba detalló que "los campamentos de Rima Hamid, Al Malsi y Al Sauad, así como la colina de Taufiq y los edificios que rodean la casa (del comandante) Tareq Mohamed Abdalá Saleh, además de la embajada saudí y varios edificios en el barrio Al Siasi, fueron controlados por completo".

Aviones de la coalición árabe bombardearon esta tarde varias posiciones y bases controladas por las hutíes en varias partes de Saná y en las cercanías del aeropuerto internacional.

Por otra parte, Saba informó de que los hutíes lanzaron un misil de crucero desde el Yemen contra la planta nuclear en construcción de Baraka, en la capital de Emiratos Árabes Unidos, Abu Dabi.

Saba indicó que el misil "alcanzó su objetivo con precisión", pero la agencia oficial de noticias emiratí, WAM, negó que un misil hubiera entrado en el espacio aéreo del país y calificó la información difundida por los hutíes de "propaganda".

Mientras, Estados Unidos expresó su preocupación por el impacto de la violencia sobre los civiles y pidió a ambas partes que busquen una "solución pacífica".

"La violencia en Saná y la desesperada crisis humanitaria subraya la necesidad de que cesen las hostilidades y que todas las partes (hagan) concesiones para poner fin a la guerra", declaró en un comunicado Matthew Tueller, embajador estadounidense en Saná.

Mundo
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487