JORNADA
LISA Pathfinder supera los test para la futura ׳caza׳ de ondas gravitatorias

Imprimir Enviar
Madrid, (EFE)
martes 6, febrero 2018

La nave espacial LISA Pathfinder, antecedente y prototipo experimental del futuro observatorio espacial LISA de la Agencia Espacial Europea (ESA) para la detección de ondas gravitatorias, ha demostrado tener "un gran nivel de precisión, incluso superior al requerido".

Así lo concluye un grupo de investigadores, entre ellos españoles, en un artículo publicado en la revista Physical Review Letters sobre LISA Pathfinder, lanzada a finales del 2015 para evaluar su capacidad para detectar desde el espacio ondas gravitatorias.

El artículo publicado es continuación -con datos finales- de uno preliminar aparecido en la misma revista en junio de 2016.

Los investigadores auguran que el observatorio LISA, cuyo lanzamiento está previsto para 2034, podrá detectar ondas gravitatorias de los sistemas de agujeros negros supermasivos más lejanos que existen en el universo, lo que supondría descubrimientos revolucionarios con impacto en astrofísica, cosmología y física fundamental.

Estos agujeros negros supermasivos, de centenares de miles a decenas de millones de veces la masa del Sol, están asociados al proceso de formación de galaxias y al universo primitivo.

Cuando la ESA pensó en el proyecto LISA, decidió probarlo primero con un prototipo experimental debido a su gran complejidad: el experimento de LISA Pathfinder consistía en monitorizar la distancia relativa entre dos cubos de oro y platino flotando libremente dentro de la nave, tratando de evitar cualquier perturbación (o ruido) no gravitatoria.

Sobre el papel se permitió que hubiese diez veces más ruido en LISA Pathfinder de lo que habrá en LISA; pero LISA Pathfinder "ha funcionado tan bien que el ruido es incluso inferior al que preveíamos para LISA", relata Carlos F. Sopuerta, uno de los autores de este trabajo e investigador del Instituto de Ciencias del Espacio, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

"LISA Pathfinder ha superado todas las expectativas y ha conseguido además el mejor estado de caída libre nunca visto", resume Sopuerta, quien recalca que en el futuro se harán "descubrimientos revolucionarios" mediante la detección de ondas gravitatorias de baja frecuencia.

Esta misión experimental ha sido el prototipo a pequeña escala del futuro observatorio LISA, que consistirá en tres naves espaciales en configuración triangular, separadas millones de kilómetros y conectadas por rayos láser.

Este triángulo de haces láser configurará un detector extremadamente preciso para captar las ondas gravitatorias, señala el CSIC en una nota.

El Instituto de Ciencias del Espacio, por medio del grupo de Astronomía Gravitatoria-LISA, ha jugado un papel importante en LISA Pathfinder.

En colaboración con la industria local, el grupo ha diseñado y construido la Unidad de Gestión de Datos, el ordenador que controla los experimentos a bordo.

También ha contribuido, en colaboración con la Universidad Politécnica de Cataluña y Autónoma de Barcelona, con el subsistema de diagnósticos, un conjunto de sensores de alta sensibilidad para el control térmico y magnético, y un monitor de radiación de partículas cósmicas ionizadas, además de participar en las operaciones científicas.

Tecnología
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487