JORNADA
Cada mes 18 mil argentinos van de compras a Yacuiba

Imprimir Enviar
La Paz, (Erbol)
martes 29, julio 2008

Cada mes cerca de 18.000 argentinos cruzan el puente fronterizo de Salvador Mazza en busca de los productos que se ofertan en unos 3.000 puestos de ventas establecidos en las poblaciones bolivianas de Yacuiba y en San José de Pocitos, reportó el Tribuno de Argentina.

De acuerdo con los datos que manejan los organismos de control migratorio, entre enero y junio último cruzaron a territorio boliviano por el puente internacional de Salvador Mazza cerca de 101.000 viajeros de este país: 70.000 lo hicieron bajo el régimen de TVF (tránsito vecinal fronterizo) y 31.000 en condición de turistas.

Aunque en comparación con años anteriores los "tours de compras" descendieron a menos de la mitad, ambas localidades del sur de Bolivia mantienen una intensa actividad comercial que ayuda a consolidar su crecimiento.

El salto urbanístico que se observa tras la línea internacional se apoya en otro pilar: la obra pública costeada con las regalías hidrocarburíferas de Tarija.

Con una fuerte inversión pública, las localidades fronterizas del sur de Bolivia vieron concretadas en los últimos años significativas obras de pavimentación que incluyeron 400 cuadras de cordón cuneta, nuevas redes de agua, cloacas e iluminación.

A la par, se reconstruyeron varias plazas, plazoletas y paseos públicos, se ejecutaron obras proyectos de refuncionalización de más de 20 edificios administrativos estatales y se licitó una carretera de cuatro carriles y cuatro kilómetros de extensión entre Yacuiba y San José de Pocitos. La moderna vía estará finalizada en aproximadamente 60 días y llevará el nombre de "República de Bolivia".

Hace apenas 20 años ambas localidades fronterizas no reunían juntas ni 20.000 habitantes. Hoy viven unas 200.000 en Yacuiba, San José y la zona rural. Una década atrás, durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, se registró en la zona una de las revueltas más violentas, que dejó un lamentable saldo en heridos y víctimas fatales. Los dos pueblos entraron en una huelga general por tiempo indeterminado reclamándole al gobierno de La Paz la modificación en los porcentajes de regalías hidrocarburíferas y mayores montos de coparticipación.

Mucho más que un cambio de cara

Entre la veintena de edificios públicos recién construidos en Yacuiba se cuenta el de la FELC, una fuerza especial de lucha contra el narcotráfico que en la década anterior funcionaba en una vivienda particular. Muchos aún recuerdan que los vehículos de los agentes y jueces federales estacionaban sobre la vereda. Hoy es un edificio vidriado de tres plantas, ubicado a un costado de la estación de trenes de Yacuiba y casi enfrente de una pintoresca plazoleta, que también fue completamente remodelada y parquizada.

El progreso también se aprecia en el parque automotor de las intendencias de Yacuiba y San José de Pocitos, que incluye a una veintena de vehículos de doble tracción recién adquiridos.

Las autoridades locales, viendo que tanta inversión resultaría inútil si no se modificaban algunas pautas arraigadas en la población, instrumentaron un drástico plan de higiene y salubridad ambiental. Los espacios públicos y a diferencia de lo que solía suceder hace unos pocos años, lucen ahora mucho más limpios a pesar del incesante ir y venir de compradores que inundan sus calles, en especial los fines de semana.

"¿Dónde prefieres vivir?", reza un generoso y bien iluminado letrero sobre uno de los edificios públicos de Yacuiba. En él aparece una plaza con flores y plantas en contraste con un impresentable chiquero. El inmenso cartel es parte de la campaña de concientización ambiental.

A la par de las inversiones públicas corren las del sector privado. Entre Yacuiba y San José de Pocitos suman hoy más de 500 edificios de más de tres plantas y alrededor de 3.000 negocios que venden sus productos a los compradores argentinos que también hacen su aporte a la economía local. Más de 300 taxis y unos 40 minibuses hacen el recorrido entre ambas localidades, donde más de un hotel, restorán y automóvil compite en suntuosidad.

En síntesis

El crecimiento edilicio, económico y demográfico no afectó las costumbres del sur de Bolivia: sus comidas típicas siguen inalterables.

A temprana hora el ambiente se impregna con los olores típicos de la patasca, el picante de pollo con chuño y el jigote.

Los comerciantes bolivianos que usan lo que venden (zapatillas importadas, ropa deportiva de marcas, perfumes importados) son una minoría.

El parque automotor de Yacuiba y San José de Pocitos crece con vehículos de doble tracción que son unos más suntuosos que otros.

Entre las dos localidades suman seis canales de TV, 16 radios FM y un diario, El Chaqueño, cuya planta editora está en Yacuiba.

El cambio en la moneda sigue beneficiando a compradores argentinos que allá adquieren productos por menos de la mitad de su precio en este país.

Economía
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487