JORNADA
Ricardo Arjona recibe disco de oro por sus 50.000 copias vendidas en México

Imprimir Enviar
México, (EFE)
jueves 20, noviembre 2008

JornadaNet
EFE
Ricardo Arjona recibió ayer ufano y relajado el disco de oro por las 50.000 copias vendidas en México de "Quinto piso", el álbum que lanzó este mes y con el que el cantautor guatemalteco marca un punto y aparte en su carrera con un cambio de discográfica.

"Mi mamá, si vendo quince millones de copias como si vendo dos millones, me va a querer igual, yo me aferro mucho a eso", dijo en una comida con periodistas Arjona, para expresar que tiene "los pies en el suelo".

Arjona apareció relajado, muy abierto y se explayó a gusto con anécdotas y reflexiones en su encuentro con la prensa, muy distendido.

Nacido en 1964 en Jocotenango, un pueblo junto a la ciudad de Antigua, en el oeste de Guatemala, el cantautor centroamericano goza de reconocimiento internacional y cuenta con un Grammy Latino y un Grammy.

"El encuentro real con un quinto piso lo tuve en Madrid, hace muchos años", reveló el cantautor al calor de un té sobre la inspiración para su último álbum, cuyos temas comparten de alguna forma el nexo que indica el título.

"Lo que lo hace distinto es que el disco pertenece a un lugar", comentó sobre el espacio que le inspiró las catorce canciones de su nuevo trabajo.

"Había una bailarina que vivía encima y me despertaba por las mañanas cuando ensayaba. Cuando fui a encararla, era una mujer muy bella, imponente, no pude ni preguntarle su nombre, mucho menos reclamarle", rememoró Arjona.

"Hoy sí le diría todo, pero han pasado muchos años", reconoció al volver atrás la vista.

A ella le dedica el tema "La bailarina vecina", que el cantautor encadena después con "Vuelo".

Arjona destacó también "Que nadie vea", un tema sobre la homosexualidad, y "Ni tú ni yo", que canta junto a la mexicana Paquita la del Barrio, intérprete de reconocido carácter con la que disfrutó mucho al grabar.

"Tiene una capacidad enorme de hacer creíble lo que canta", indicó el artista sobre la veterana voz de "Rata de dos patas", perfecta para el tema que comparten, "de rockola, de cantina, de arrabal".

El cantante incluye también en el libreto del disco una suerte de autobiografía, que comienza con su bisabuelo en Cádiz (Andalucía, sur de España) en 1855 y recorre la historia de su familia hasta llegar a él.

"Los inicios de uno, en las verdaderas biografías, no empiezan donde uno nace", apuntó Arjona, que quería huir de los perfiles habituales de "premios, discos de oro, el donde nació...".

"Quiero ir a Cádiz, sé que en Jaén (Andalucía, sur de España) hay un pueblo que se llama Arjona", expresó.

El cantautor guatemalteco habló abiertamente sobre su ruptura con la discográfica Sony BMG tras quince años de alianza y su paso a Warner.

"Es un cambio positivo, que abre nuevas perspectivas", afirmó conciliador Arjona, quien en ningún momento quiso echar tierra sobre su anterior empresa discográfica.

El cantante recordó sus duros inicios, con un contrato leonino. "Yo empecé verdaderamente mal. Estaba muy cerquita de tener que pagar para vender un disco. Cedía todo", dijo.

Recordó que sobrevivió gracias a su faceta de compositor y que llegó un momento en el que ya renunció a dar sus obras a otros cantantes.

A pesar de los millones de discos vendidos, Arjona insistió, apurando su segundo té, en que se esfuerza "por no ser extraño" y llevar una vida normal, ir al mercado algún domingo a comer, conducir su propio coche.

"Anduve en pesero (autobús) la mitad de mi vida, ahora que tengo un carro bueno, ¡cómo se lo voy a dar a manejar (conducir) a otro!", exclamó.

Gente
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487