JORNADA
Martes 02, septiembre 2014
Loading
En el Día de la Bandera Nacional

Imprimir Enviar
lunes 17, agosto 2009

La bandera es el símbolo sagrado de la Patria, a la que debemos respeto y amor, por cuanto representa la independencia, la soberanía y la identificación de nuestra Nación en el contexto nacional e internacional.

Hoy, los bolivianos recordamos la creación de la primera Bandera, a los pocos días de la Declaración de la Independencia, por Decreto de la Asamblea Deliberante de la República Bolívar, el 17 de agosto de 1825, por el cual se disponía que la Enseña Nacional sería bicolor, verde y punzó; el campo principal punzó, y a uno y otro costado colocadas dos fajas verdes del ancho de un pie: sobre el campo punzó cinco óvalos verdes, formados de ramas de olivo y laurel, uno en el medio y cuatro en los costados, y dentro de cada uno de éstos óvalos una estrella color de oro.

La Ley del siguiente año, 1826, dispuso la sustitución de las cinco estrellas por una faja gualda en la parte superior, el Escudo de Armas de la República en campo rojo en el centro, entre dos ramas de olivo y laurel y el verde en la parte inferior.

Posteriormente, el gobierno de Manuel Isidoro Belzu, por Decreto de la Convención Nacional de 5 de noviembre de 1851, fijó los tres colores del símbolo nacional. El rojo en la parte superior, el amarillo en el centro y el verde en la parte inferior.

El Presidente Mamerto Urriolagoitia honró a la colina de Conchupata, en la ciudad de Oruro, como Monumento Nacional, por ser ese el lugar donde se izó por primera vez nuestra enseña nacional actual, el 7 de noviembre de 1851.

Este es el contexto histórico de nuestra Bandera, que en este día flamea altiva y que recibirá el homenaje de todos los nacionales, tanto dentro de nuestro territorio como allende nuestras fronteras, recordándonos a la Patria, a esa Patria tan denigrada y menospreciada por muchos nacionales, que se denominan bolivianos, pero que en la realidad no lo representan.

Muchas veces, por no decir generalmente, políticos y muchos ciudadanos se refieren despectivamente a nuestra Bandera, sin tener presente que ésta ha flameado en campañas guerreras y ha sido defendida por ciudadanos, como la niña Genoveva Ríos, de 14 años de edad, durante la invasión chilena a Antofagasta, quien aprovechando el desorden en los instantes más cruciales, salvó la bandera que se hallaba izada en la Intendencia de Policía, escondiéndola dentro de la ropa que vestía, evitando así que cayera en manos de la roteria enfurecida, que momentos antes había roto el Escudo y arrastraba la bandera de la Prefectura.

Rememoremos a Casimiro Olañeta, quien señalaba que a su regreso de Europa a Lima en 1836 "encontré la bandera nacional, orlada de laureles; peregrinante en el Perú, o por la gloria, o por la seguridad futura de nuestra Patria, o por la pacificación invocada de esa República hermana", al referirse a la Confederación Perú-Boliviana, cuando la gloria boliviana no sólo se encontraba en las armas, sino también en la cultura y en las Leyes, al mando del Mariscal Andrés de Santa Cruz.

La enseña nacional estuvo también en las campañas del Chaco y del Acre. Preside todo acto cívico y de las instituciones civiles y militares del país. El rojo, amarillo y verde, flamea en los edificios de las organizaciones internacionales, en nuestras Embajadas, cubre los ataúdes de quienes murieron o realizaron grandes servicios a la Patria, en fin, es el símbolo que nos orienta en nuestra lucha por el bienestar y la grandeza de la Nación.

En este día tributamos nuestro homenaje a la Bandera Boliviana, con la seguridad de que nunca podrá ni debe ser reemplazada por otras enseñas, ya sean éstas regionales o culturales, de cualquier parte del territorio nacional.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487