JORNADA
Viernes 19, septiembre 2014
Loading
Relaciones diplomáticas de Bolivia con EE.UU.

Imprimir Enviar
sábado 24, octubre 2009

Las relaciones diplomáticas y comerciales, entre las naciones, aunque entre unas y otras difieran en ideologías o sistemas de gobierno, se han hecho sumamente necesarias en este tiempo, denominado de "globalización", en el que, por efecto del adelanto de las comunicaciones y las inversiones, que fluyen día a día, nos conduce a que todos los pueblos nos identifiquemos como una "aldea global".

Es casi imposible que un país pueda subsistir solo, en esta época, sin contar con aliados o encontrarse en grupos sub-regionales o regionales, además de extender sus accionar a otros continentes, para ampliar mercados, en los que pueda acomodar su producción, especialmente si se quiere desarrollar la productividad y el empleo.

En este cometido, Bolivia no puede continuar aislado de los grandes mercados de consumo y de desarrollo tecnológico, como son Europa y Estados Unidos de Norteamérica, con los que nos ligan lazos de cientos de años y, sobre todo, el sistema de gobierno, en el que nos encontramos inmersos en el occidente, que se basa en la democracia.

En los últimos días, se ha conocido que la Cancillería boliviana negocia con los representantes norteamericanos el restablecimiento y normalización de relaciones diplomáticas, enfriadas desde la expulsión del embajador del país del Norte en el nuestro, por supuesta intromisión en asuntos internos y el alentar y financiar a grupos separatistas.

Llena de expectativa los resultados del diálogo que se lleva adelante, para la firma de un acuerdo, dentro de las nuevas normas que el régimen nacional ha delineado en sus relaciones con la nación de Lincoln, que se basa en un trato justo e igualitario, que no dista mucho del discurso pronunciado por el Presidente Barak Obama, en su posesión en el cargo, cuando convocó a la igualdad y al trabajo entre "socios", dejando atrás esas normas provenientes de la "guerra fría".

Sin duda alguna, para llegar al objetivo propuesto, se precisa de mucha voluntad política, dejando para la historia ese relacionamiento de dependencia y de temor que antes se practicaba, con amenazas y sanciones a las naciones que no se sumaban a la política hegemónica de cualquier potencia del mundo.

Esperemos que las conversaciones lleguen a buen fin, y que el resultado no sea otro que el beneficio para los pueblos de ambas naciones, con una cooperación desinteresada, que vaya en pro de la paz que debe reinar en la humanidad y el desarrollo de los países pobres, pero con dignidad.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487