JORNADA
Miércoles 23, abril 2014
Loading
Policía comunitaria

Imprimir Enviar
Rolando Fernández Medina
jueves 12, noviembre 2009

Los nuevos modelos policiales, en particular aquellos que tienden a innovar las instituciones, enfrentan el desafió de desarrollar una mejor relación con la ciudadanía. Este reto es mayor aún en países dónde sus organizaciones tienen estructuras burocráticas y rígidas de tipo militar, y que se han dedicado mayormente, a mantener el status quo y proteger los intereses de la clase política y élites económicas.

En este contexto, el concepto de policía comunitaria, llamado también vecinal, de aproximación (España) o de cuadrantes (Chile) es el camino adecuado para cambiar la relación policía-comunidad, en especial en las zonas pobres y marginadas, donde hay más riesgos, peligros y delitos.

El concepto de policía comunitaria contempla cambios en el rol de la policía. Desde el ejercicio de un conjunto de medidas que permita a la comunidad participar en forma organizada, ejecutando un papel importante en la definición y toma de decisiones a favor de la prevención del delito como del ser humano que realiza esta tarea que guía, orienta y protege a los vecinos.

Puntos a considerarse en este modelo policial comunitario:

1. Entre los elementos esenciales de una policía comunitaria tenemos, la prevención comunitaria a través de patrullas a pie o vehículos.

2. Se debe realizar un permanente intercambio de opiniones y sugerencias con la comunidad. Interactuando con las unidades especializadas en prevención y resolución de conflictos

3. La asignación permanente de policías, para que conozcan geográficamente el barrio y sus vulnerabilidades y además, para que los vecinos los reconozcan.

4. Consignar un registro estadístico delincuencial, y boletines informativos que reflejen la situación de cada barrio.

5. Reuniones permanentes o periódicas de análisis y evaluación de las políticas, estrategias y planes ejecutados para conocer los resultados, con el objeto de mejorarlos o modificarlos.

Todos los puntos enumerados, deben partir de una desconcentración administrativa de los recursos y de los servicios policiales, y contar con la infraestructura adecuada, que permitan al vecino acudir sin dilaciones al modulo policial más cercano.

Uno de los más conocidos estudiosos de la policía comunitaria en Estados Unidos, es Herman Goldstein, traza una distinción entre las tres fases que sigue una institución para adoptar la metodología de este modelo, y así aumentar la cooperación con la ciudadanía para resolver los delitos.

- La primera fase se caracteriza por actividades como patrullaje a pie y las reuniones con la comunidad. Los buenos resultados alcanzados permiten avanzar.

- Segunda fase de mayor desconcentración. Los oficiales son designados a un vecindario y trabajan con la comunidad para controlar los delitos.

- En la tercera etapa, la policía apoya a la comunidad en la definición de sus problemas y como resolverlos. Es decir, la actividad se orienta al análisis y respuesta de los problemas específicos que afectan a la comunidad. Es probable que la policía no resuelva todos los problemas, pero, sirve de puente para que sean derivados a otras instituciones para que los solucionen.

Para la concreción de este modelo es imprescindible cambiar la imagen policial, dignificando y revalorizando la profesión, promoviendo expectativas positivas hacia la carrera, mejorando su calidad de vida, partiendo de un mejor sueldo, brindarle servicios de salud, asistencia social, que marquen una diferencia notoria entre el presente y el futuro.

Servir a la patria debe ser una opción deseada por los jóvenes y no ser una elección más, que condiciona la familia a vivir en condiciones infrahumanas.

Experiencias en nuestro país sobre este modelo.

En el 2005 se realizó en la ciudad de La Paz un proyecto piloto en la zona del macro distrito de la Max Paredes, con el auspicio de la H.A.M. y la Embajada Británica y el Ministerio de Gobierno. Últimamente se ampliaron a otros módulos policiales. La información que manejamos expresa que se firmó un convenio entre Min. Interior y la Embajada Británica para extender este proyecto al plan 3.000 que no se ha ejecutado. Hoy tenemos en nuestra ciudad una pequeña unidad que se llama "policía comunitaria" que cuenta con algunos efectivos que efectúan patrullajes en bicicletas y otro que visita los barrios, capacitando a los vecinos en cuestiones de prevención. En marzo del 2007, se realizo un seminario, también en La Paz a nivel nacional sobre la modalidad de este servicio, con el propósito que se conozcan las experiencias y los nuevos desafíos a emprender.

Estas actividades se constituyen en los primeros pasos hacia una transformación completa y modernizadora en un sentido democrático de la policía, que debe consolidarse dentro de un proceso a corto plazo.

Conclusiones

El abordaje de la problemática de la inseguridad, nos impele a actuar en forma responsable y realista. Trabajando en forma coordinada con los vecinos, con servicios desconcentrados, personal capacitado y apoyo técnico, que permitan obtener resultados satisfactorios.

Los actores principales son los vecinos, gobiernos locales, departamentales, al lado de un gobierno nacional justo y equitativo que distribuya recursos, tomando en cuenta factores determinantes como: ingresos y recaudaciones, densidad demográfica, incidencia en problemáticas y fenómenos sociales, que van desde elevados índices de migración, tasas de criminalidad, hasta los cinturones de pobreza, visualizando esta distribución de los medios económicos como una inversión y no como un gasto.

"Una policía comunitaria es una filosofía, no una estrategia".

Opinión
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487