JORNADA
Martes 23, mayo 2017
Loading
Evasión fiscal

Imprimir Enviar
miércoles 17, julio 2013

Varias instituciones internacionales dedicadas a los estudios económicos, consideran a Bolivia como uno de los países de mayor evasión fiscal. La organización Christian Aid, calculó para América Latina una pérdida de 50 mil millones de dólares anuales. Bolivia, pierde tres mil millones de dólares por la evasión fiscal. El otro informe coincide en que el daño que sufren las arcas del Estado es gigantesco. La organización Tax Justice Network, señala que Bolivia ocupa el primer lugar en defraudación fiscal, con una evasión que representa el 66% del PIB boliviano. Una cifra ligeramente inferior al total de la deuda externa boliviana, que en este momento alcanza a 3.500 millones de dólares.

Varios otros estudios locales también coinciden en la magnitud del daño que sufre el país, en el que el contrabando es uno de los factores más perniciosos. Se estima en 1.200 millones de dólares por año, las pérdidas que sufre el país por la mercadería que ingresa de contrabando, que al competir deslealmente con la industria nacional, ocasiona la pérdida de 200 mil fuentes de empleo, según las investigaciones realizadas por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Confederación de Empresarios Privados (CEPB).

El contrabando, representa más de un tercio de las importaciones legales del país. El año 2009 se estimaba que representaba el 10% del Producto Interno Bruto boliviano. Ahora, los informes de Christian Aid estiman que en este momento la evasión fiscal representa el 66% del PIB. Esta actividad ilícita se constituye en una amenaza real para la industria nacional y genera altas pérdidas económicas al Estado, por evasión impositiva.

Algunos datos señalan que la informalidad está creciendo en todo el mundo, pero en Bolivia supera todo cálculo. Un estudio sobre, "El Derecho al Empleo Digno, en el Marco de las Autonomías", impulsado por la Ayuda Obrera Suiza (AOS) con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece que el empleo informal en Bolivia alcanza al 73 por ciento de la población económicamente activa y que éste sector carece de protección de las normas sociales.

Este informe fue elaborado por el economista y consultor de la AOS Enrique Velazco Reckling, el cual sostiene que más allá de las libertades a nivel de empleo que puedan darse está la baja calidad de empleo existente en la actualidad. Explica que no existen políticas que busquen el empleo digno, o, solucionen el tema del desempleo.

Evidentemente, el problema de la economía informal, es la carencia de regulación y control sobre sus actividades, ya que genera puestos de trabajo, pero sin protección social y con remuneraciones por debajo de la línea de la pobreza. Con todo, el sector informal es el principal empleador de la fuerza laboral activa del país.

Las oficinas de Aduanas en Bolivia han desarrollado acciones legales, propuesto y logrado la aprobación de nuevas y duras normas, ha recibido apoyo militar y policial, y obtenido algunos resultados alentadores, como las acciones en Challapata, que se había convertido en territorio sin ley. Pero todavía existen otros lugares fronterizos donde la Aduana no ingresa, además de que persisten los mecanismos de contrabando desde organismos no establecidos, por decir lo menos, porque no se explica cómo pueden salir del país grandes cantidades de garrafas de gas, cisternas con combustibles y camiones con alimentos, todos con productos subvencionados.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487