JORNADA
Domingo 25, junio 2017
Loading
Subirán precios de petróleo, gas y metales

Imprimir Enviar
lunes 15, mayo 2017

Alentadoras perspectivas para la producción de metales, petróleo y especialmente para el gas natural se perfilan para este y el próximo año, de acuerdo a un estudio elaborado por el Banco Mundial (BM). Se estima que los precios de los productos básicos energéticos, subirán un 26 % este año y un 8 % en 2018. Se anticipa para este año un aumento del precio del gas natural del 15 %, impulsado por el alza de precios en los Estados Unidos. En resumen, el BM prevé un aumento de los precios de los productos básicos industriales, especialmente la energía y los metales, en 2017 y el año próximo.

En su último informe Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los mercados de productos básicos), el organismo mantiene su pronóstico para este año sobre el precio del petróleo crudo, de $us 55 dólares por barril, y el aumento a un promedio de $us 60 por barril en 2018. El alza de los precios del petróleo, impulsada por los recortes de producción de Estados pertenecientes y no pertenecientes a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), permitirá que los mercados se reequilibren gradualmente.

Se estima que los precios de los productos básicos energéticos, que también incluyen el gas natural y el carbón, subirán un 26 % este año y un 8 % en 2018. En consonancia con los pronósticos sobre el precio del petróleo, se anticipa para este año un aumento del precio del gas natural del 15 %, impulsado por el alza de precios en los Estados Unidos. Se estima que el precio del carbón aumentará un 6 % en 2017 debido a las restricciones a la producción que había impuesto China, país donde se consume la mitad de lo producido a nivel mundial.

Se prevé que los precios de los productos básicos no energéticos, como la agricultura, los fertilizantes, los metales y los minerales, también aumentarán en 2017; este sería el primer incremento de los últimos cinco años. Las proyecciones indican que los precios de los metales subirán un 16 % este año como consecuencia de la fuerte demanda, especialmente de China, y las limitaciones de la oferta, como las interrupciones de la actividad minera en Chile, Indonesia y Perú.

Las huelgas y los conflictos por los contratos de trabajo en grandes minas han contribuido al aumento de los precios del cobre. Sin embargo, se espera que el precio de los metales preciosos caiga un 1 % este año y otro 1 % el año próximo, a medida que aumenten las tasas de interés de referencia y disminuya la inclinación por las inversiones más seguras.

Dentro del grupo de los productos básicos no energéticos, se prevé que el índice de precios agrícolas en su conjunto se mantendrá estable este año, ya que la caída del precio de los cereales debería verse compensada por el aumento del precio de los aceites y harinas y las materias primas.

"Las condiciones favorables han llevado la proporción entre reservas y utilización al nivel más alto de los últimos 15 años en el caso del trigo, el maíz y el arroz", dijo John Baffes, economista superior y autor principal de Commodity Markets Outlook. "Las evaluaciones pronostican un superávit en la oferta mundial de los principales cereales durante este año y el próximo".

Estos y otros datos se encuentran en el informe Commodity Markets Outlook, que ofrece un análisis de mercado detallado de los principales grupos de productos básicos, tanto de los sectores de energía, como de los metales, la agricultura, los metales preciosos y fertilizantes. Además, se incluyen las previsiones hasta 2030 de los precios de 46 productos básicos, así como datos históricos de los precios.

Como consecuencia de estas perspectivas, la economía nacional puede esperar un efectivo repunte en los próximos dos años, siempre que se cumplan las previsiones del Banco Mundial, que prevé un aumento en el precio de los metales, en la cotización del petróleo, y especialmente en el precio de gas natural, de acuerdo a un estudio elaborado por investigadores de ese organismo internacional.

La esperanza de que esto ocurra, indudablemente, también debe ser acompañada con acciones acertadas en la administración del Estado, ya que la economía boliviana disminuyó su crecimiento en dos puntos porcentuales en el año 2015 y mostró cambios importantes en su composición, como la caída de la incidencia de los sectores productivos en el PIB. Esto viene provocando un mayor desempleo y precariedad laboral que no se podrá resolver con "planes de empleo urgente", de acuerdo a un análisis de CEDLA.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487