JORNADA
Sábado 20, enero 2018
Loading
Ambiciosas proyecciones

Imprimir Enviar
miércoles 27, diciembre 2017

Los buenos deseos y las proyecciones para los próximos años en el desarrollo del país, de parte de las autoridades, realmente son alentadoras considerando las inversiones multimillonarias que se anuncian en diferentes rubros en nuestra Nación.

Cabe destacar la construcción de hospitales de cuarto nivel, en diferentes especialidades, en un momento en el que los ciudadanos se encuentran inmersos en una grave crisis de salud, que nos ha mostrado la necesidad de nosocomios y una atención integral en este capo.

Sin embargo, debemos analizar o, por lo menos, especular sobre el financiamiento que tendrán estas obras, que debe provenir, por lógica, de recursos nacionales, ya sea que estos tengan como fuente créditos y de nuestras propias exportaciones de materias primas.

La deuda externa se ha aumentado en forma diametral, con los préstamos de China continental, por más de siete mil millones de dólares, en trabajos en los que las empresas asiáticas tienen predominancia en su adjudicación, muchas de las cuales han demostrado ineficiencia en el último tiempo, además de alejarse de las leyes laborales bolivianas.

En lo que se refiera a la inversión interna, por efecto de la exportación de minerales y de gas natural, no se encuentra en sus mejores momentos, teniendo en cuenta la fluctuación permanente de las cotizaciones de minerales en el mercado internacional, sujeto a la demanda de las grandes potencias industriales.

El efecto de la baja en los precios del gas natural en el mercado internacional a menos de la mitad de lo que ocurría el año del "boom" que ascendía a casi 140 dólares el barril de petróleo, nos muestra que ese rubro ya no cuenta con esas luengas cuentas, como para destinar mies de millones de bolivianos en obras, como es el caso de la planta de úrea que se encuentra en Cochabamba.

Se plantea la incertidumbre sobre la firma de nuevos contratos con la Argentina y Brasil en los que se establecen precios de mercado y volúmenes que aún no sabemos a cuanto llegarán, aunque se han iniciado negociaciones con Estados brasileños para la provisión de ese energético, ante la crisis de Petrobras.

Las regiones exigen que se acelere el Pacto Fiscal, por medio del cual se establecerán los ingresos sectoriales, hoy dominados en su mayoría por el gobierno central, lo que determinaría un crecimiento territorial más equilibrado en el país, con la generación de empleos, lo que no ha sido virtud de las autoridades actuales.

La realidad económica mundial, regional y nacional, se basará en una realidad de cada país y de los mercados, cuando aún no contamos con una certificación de nuestras reservas de gas y menos la exploración necesaria para encontrar nuevos reservorios que reemplacen a los actuales en agotamiento.

El futuro ya no será tan dispendioso como el pasado, por lo que muchas proyecciones tendrán que ser analizadas en su realidad y en la propia necesidad del pueblo boliviano.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487