JORNADA
Jueves 18, enero 2018
Loading
Significado del Día de Inocentes

Imprimir Enviar
jueves 28, diciembre 2017

Diversas costumbres se quedaron en nuestro país desde la época colonial, algunas matizadas con tradiciones autóctonas que dieron lugar a un rico sincretismo que se nutre de aportes culturales diversos, y otras que mantienen algún trazo de su origen europeo y hasta hebreo. El cristianismo tiene mucho que ver con una serie de manifestaciones que quedaron fuertemente arraigadas en las comunidades latinoamericanas, y Bolivia, que tiene culturas regionales variadas, asimiló las prácticas en forma muy particular.

La Navidad es una de las expresiones más difundidas en la humanidad y en nuestro medio alcanza una significación de profundo recogimiento y espiritualidad dada la fe cristiana que se cimentó mayoritariamente entre los bolivianos. Pero el significado de la Navidad no se limita solamente al nacimiento de Jesús, ya que su sola presencia generó una secuela de hechos históricos, de leyendas, de testimonios y de investigaciones que siguen moviendo a la ciencia en pleno siglo XXI.

Uno de los sucesos más conmovedores y plenos de testimonios bíblicos, acontecimientos históricos y relatos oníricos se refiere al Día de los Santos Inocentes, que ha tenido derivaciones insospechadas generando bromas de mal gusto, pese a su trágico origen y su mensaje conmovedor. Efectivamente, la tradición católica relata que en tiempos del rey Herodes, llegaron a Judea los Reyes Magos, que se dirigían a Belén guiados por una estrella que señalaba el camino hacia el lugar de nacimiento del Mesías, que según la profecía debía ser el rey de reyes y de todas las naciones.

Pero Herodes, temeroso de perder su trono ordenó buscar al recién nacido, e inclusive pidió a los reyes magos (que no eran tres y tampoco reyes sino varios maestros y filósofos) que a su retorno le informasen donde se encontraba el niño, que no era otro que Jesús, para ir a adorarlo. En un sueño, uno de los magos dijo haber recibido un mensaje divino avisándole que Herodes pretendía matar a Jesús. Los magos advirtieron a José de las intenciones y retornaron a oriente por otro camino. José y María pusieron a salvo al niño llevándolo a Egipto.

Pero la búsqueda de Herodes no cejaba y al no encontrar al Mecías, ordenó asesinar a todos los bebes menores de 2 años, inocentes víctimas en cuya memoria se dedica la jornada comprendida desde las 12 horas del 27 a las 12 horas del 28 de diciembre. Posteriormente se produjeron varias distorsiones atribuidas en unos casos a significar la burla de que fue objeto Herodes, que fue festejada y recordada con bromas diversas.

También se atribuye a la picardía de los monaguillos, niños que ayudan en oficios religiosos en España, que llevaron a jugarreta la tradición. En la edad media, esta fecha también coincidió con una celebración pagana denominada la fiesta de los locos, de los pobres y minusválidos. Ese día todo estaba permitido y la culpa no podía recaer sobre nadie. Era una jornada de excesos, desenfreno y jolgorio, por lo que la Iglesia decidió que el día 28 de diciembre se recuerde a los Santos Inocentes para calmar las excentricidades. Quedaron como vestigios las bromas que hoy todavía se practican, aunque con menor intensidad.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487