JORNADA
Viernes 20, abril 2018
Loading
La democracia debe imperar el 2018

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
viernes 29, diciembre 2017

Uno de los mayores deseos de todo ciudadano, indudablemente, es que impere la democracia en Bolivia en el próximo año, sistema que garantiza las libertades del pueblo y asegura su desarrollo y progreso dentro del respeto a los derechos y las obligaciones que manda la Constitución Política del Estado.

La democracia es el gobierno del pueblo, que es el que elige a sus mandatarios por medio de elecciones generales, con su voto en las urnas, para que estos administren el Estado, los bienes y las riquezas existentes en él, no para su beneficio, sino para el beneficio de las mayorías, dentro de una planificación integral de desarrollo, en favor de todos los estantes y habitantes, sin distinción económica o social.

La democracia es el respeto a la pluralidad cultural, económica y social, buscando que la pobreza sea erradicada, no con bonos y prebendas, sino con la generación de empleos dignos y rentados, mediante la promoción de la inversión pública y privada para la implantación de industrias y de emprendimientos tanto personales como de agrupaciones de ciudadanos.

La democracia es el respeto a las Leyes y al mandato del pueblo, a sus decisiones que se adoptan en plebiscitos, elecciones, referéndums y en el ejercicio democrático, en el que imperan las mayorías, pero no en desmedro de las minorías.

Democracia es el ejercicio pleno de la independencia de los poderes del Estado, el Legislativo, el Ejecutivo, el Judicial y el Electoral. Independencia que debe estar expresada en la administración propia de sus recursos económicos y en la adopción de sus obligaciones, sin injerencia de ninguno de ellos sobre los otros y menos concentrar el poder en uno solo, que se signa como totalitarismo.

El respeto a las solicitudes de los diferentes estamentos de la población, es una obligación de los administradores del Estado, los que están obligados a oír, dialogar y consensuar, evitando imponer políticas que no están de acuerdo con los derechos de la ciudadanía.

La alternabilidad en el poder es una base fundamental de la democracia. Expresada en elecciones generales, cumpliendo estrictamente el mandato constitucional, que, en el caso de Bolivia, limita el mando a solamente una reelección. Imponer a mandatarios más tiempo de lo que se establece es ingresar a la dictadura y al totalitarismo.

Esas y otras premisas se encuentran en la Carta Magna, y es obligación de las autoridades cumplir y hacer cumplir a todos los ciudadanos, sin utilizar a las fuerzas de seguridad y a los militares para reprimir a las organizaciones que estén en contra del proyecto político de cualquier gobierno.

Nos acercamos al 2018 y esperamos que la democracia impere y que todos los sectores en conflicto lleguen a soluciones, a las que solamente se arribaran por medio del dialogo y el consenso y el respeto a nuestra Constitución Política del Estado.

Felicidades a todos los bolivianos en este nuevo tiempo en el que debe primar la trilogía francesa de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487