JORNADA
Viernes 23, febrero 2018
Loading
Contra el servicio municipal de transporte

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
jueves 8, febrero 2018

Nuevamente los chóferes del transporte público bloquearon a la ciudadanía de la sede de gobierno, privándole de su derecho al libre tránsito, además de violar la Constitución Política del Estado al suspender un servicio a los pobladores.

Con el argumento de estar en contra de las adquisiciones de nuevos buses municipales, así como la exigencia de que se levante la subvención para los Pumakatari, efectuaron un paro que fue repudiado por el pueblo paceño.

El progreso de una ciudad está basado en que la misma tenga excelentes y adecuados servicios de transporte, los que, lógicamente deben estar al servicio de las mayorías, ofreciendo seguridad, comodidad y limpieza.

La ciudad se encuentra atiborrada de minibuses, pequeños vehículos, en los que los usuarios tienen que sufrir incomodidad, abuso, sin contar con la seguridad para sus vidas. Son los que ocasionan embotellamientos, ya que ocupan todos los carriles en calles y avenidas, estacionando, incluso, en medio de la calzada para que los pasajeros puedan bajar en su destino.

No existen paradas y menos horarios. Los trufis hacen el servicio en otras zonas o fungen como radiotaxis y taxis. Los chóferes lograron que se incremente los pasajes, bajo el compromiso de mejorar sus vehículos, dejar de tramear y ofrecer respeto y comodidad a los usuarios. Nada de esto sucedió, aunque sí lograron el aumento en las tarifas.

Es increíble que se opongan a un servicio en beneficio del pueblo. El transporte municipal, ha demostrado eficiencia y comodidad, en los que los niños, las mujeres embarazadas y las personas de la tercera edad tienen preferencia y cuidado por su seguridad, lo que no acontece en el servicio de los denominados transportistas públicos.

El progreso de la ciudad se encuentra precisamente en la obligación de las autoridades de ofrecer mejores servicios a cambio de los impuestos que paga la ciudadanía, los mismos que incluso deben estar destinados a subvencionar los servicios de esta naturaleza y otros.

Los buses municipales, las líneas de teleférico, han cambiado la imagen de la ciudad de La Paz, aunque la misma continúa afeada por el mal servicio de pequeños vehículos, incomodos y sin la debida limpieza.

Ya es tiempo que La Paz tenga servicios masivos de transporte, al estilo del Pumakatari. El que debería ser implementado por los choferes, en lugar de oponerse y actuar políticamente no en contra de los funcionarios municipales sino de la ciudadanía en general.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487