JORNADA
Domingo 27, mayo 2018
Loading
Más trabajo para la Aduana Nacional

Imprimir Enviar
miércoles 16, mayo 2018

Hace pocas horas, el presidente Evo Morales afirmaba: "hermanas y hermanos, Chile gana económicamente metiéndonos contrabando y nosotros perdemos económicamente con el contrabando. El 70 por ciento del contrabando en toda Bolivia entra por el territorio chileno".

Ahora que el gobierno de Argentina, debido a la crisis económica que vive, depreció su moneda, el contrabando que ingrese por la frontera con este país aumentará, por lo que el trabajo de la Aduana Nacional deberá ser mayor y, probablemente, se modifiquen las estadísticas que dio a conocer el Primer Mandatario.

Como lo remarcaron varios analistas económicos, la depreciación del peso argentino tendrá dos efectos en la economía nacional, uno positivo y otro negativo. En primer lugar, la llegada al país de productos con bajo costo ayudará a la economía nacional en mantener una inflación baja. Pero, el lado negativo lo sentirá el sector productivo nacional, que no tendrá posibilidades de competir con la avalancha de productos baratos, provenientes de Argentina. Y, será mayor la preocupación de este sector nacional si estos productos ingresan al país de contrabando.

Además, algo que parecen no tomar en cuenta nuestras autoridades es que la política salarial y el anuncio de un posible doble aguinaldo, hacen mucho menos competitivos a los medianos y pequeños productores, especialmente en los sectores manufactureros y de alimentos.

Son conocidas las limitaciones que tiene la Aduana nacional, pues con la intención de poder frenar esta ilícita actividad el gobierno del presidente Morales autorizó la participación de las Fuerzas Armadas de la Nación en la lucha contra este flagelo y, al mismo tiempo, creó hace poco el Viceministerio de Lucha contra el Contrabando, cargo que recayó en el exjefe de Edecanes del Palacio de Gobierno.

Al problema que surge con la devaluación en Argentina, su suman otros menores, consecuencia de esta misma medida. Como reacción a las modificaciones del tipo de cambio adoptada por el gobierno de Macri, sus países vecinos adoptaron también devaluaciones, aunque éstas son menores en proporción a la aplicada en Argentina. De todas maneras, estas modificaciones cambiaras también abaratan los precios de productos de otros países de la región sur del continente americano.

Sabemos que el Gobierno no modificará el tipo de cambio, que en nuestro país se mantiene sin modificaciones por varios años. Pero, nuestras autoridades algo tienen que hacer para defender a los productores nacionales.

En este contexto, parece que el único camino que le queda al Gobierno es reforzar las tareas de control aduanero. Solo de esta forma se podrán por lo menos minimizar los daños al productor boliviano.

No serán suficientes declaraciones de defensa de la producción nacional, sino acciones reales que se reflejen en la reducción del contrabando, no solo del lado argentino, sino en todas nuestras fronteras.

No olvidemos que los productores nacionales se ven obligados a enfrentar en condiciones de mucha desventaja contra productos extranjeros como los chinos, que ingresan al país con precios realmente bajos, que están desplazando a lo "hecho en Bolivia".

Finalmente, también conviene mencionar que nuestras relaciones comerciales con Argentina, si excluimos las ventas de gas natural, han sido altamente deficitarias para Bolivia. Así, de acuerdo a datos del IBCE, en los últimos 10 años las ventas bolivianas a Argentina sumaron algo más de 1.400 millones de dólares, mientras nuestras compras de ese país casi llegaron a 10.000 millones de dólares.

Este balance negativo irá en aumento, debido a que los bolivianos dedicados al comercio optarán por comprar productos argentinos, a bajo precios gracias a sus devaluaciones.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487