JORNADA
Martes 27, junio 2017
Loading
Contaminación deteriora hábitat de la rana gigante del Titicaca y arriesga su reproducción

Imprimir Enviar
Por Edwin Conde Villarreal
martes 16, febrero 2016
JornadaNet
JORNADA
El hábitat acuático de la rana gigante del Titicaca, especie críticamente amenazada, se deteriora a causa de miles de litros de agua contaminada que ingresan y ocasionan la concentración química en algunos sectores de amonio, fosfatos, nitratos y nitritos, también existen residuos sólidos suspendidos que afectarán la reproducción del anfibio, poniendo en riesgo a su población.

La advertencia surge de la serie de exploraciones del herpetólogo boliviano Arturo Muñoz de Iniciativa Anfibios de Bolivia un proyecto del museo de Historia Natural Alcide D׳Orbigny de Cochabamba, quien revela que en una superficie aproximada de 500 Km2 en el lago Menor, ya no fue posible observar al anfibio porque su hábitat fue alterado.

Se encontraron zonas bajo la superficie del Titicaca –explica Muñoz– donde aparentemente la especie está en buenas condiciones en comparación con poblaciones de otros sectores, pero la calidad del agua no es la más adecuada para favorecer su reproducción, ya que los huevos de la rana –por ejemplo– requieren de aguas muy limpias para un completo desarrollo.

"Se evidenció también que la vegetación donde el anfibio se reproduce, se encuentra envuelta con algas, lo que impedirá que las hembras depositen sus huevos", alerta el experto, que junto a un equipo de especialistas del extranjero y bolivianos, rescataron la pasada semana una treintena de ejemplares del anfibio con fines de preservación.

El grupo conformado por biólogos marinos y conservacionistas de la Universidad de Gante de Bélgica, de los zoológicos estadounidenses de Kansas y Atlanta, de la organización mundial Durrell Wildlife Conservation Trust de Inglaterra y de Iniciativa Anfibios de Bolivia, cuenta con el apoyo de Amphibian Ark y de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

Muñoz considera la urgente necesidad de asumir acciones que permitan la sobrevivencia de la especie, rescatando ejemplares en determinadas zonas donde su situación sea crítica, ya que se evidenció que está ausente en una extensa área del lago, mientras que en otros lugares las poblaciones disminuyeron drásticamente.

Importancia y contaminación

La rana gigante del Titicaca, clasificada científicamente como Telmatobius culeus es fundamental del ecosistema lacustre, puede controlar la proliferación de algunas plagas subacuáticas, tiene una importancia ritual para algunas comunidades y fue considerado un animal sagrado para las civilizaciones prehispánicas.

Por otra parte, son varios los estudios y una auditoría ambiental que establecieron que la contaminación del Titicaca se origina por los miles de litros de aguas residuales que provienen de El Alto, Laja y Viacha, llegan al lago Menor por las bahías de Cohana y Aygachi a través del río Katari, que a la vez recibe aportes de otros ríos: Pallina, Seco y Seque.

Entre las emisiones existe de todo como aguas domésticas, así como de mercados, de hospitales y postas sanitarias; de industrias, mataderos, de operaciones mineras de Milluni, además de otras que llevan el mortal lixiviado que sale de Villa Ingenio donde se acumula basura al aire libre.

En mayo de 2015 se registró la mortandad masiva de ranas y del resto de fauna lacustre por las aguas contaminadas que originaron la proliferación de algas microscópicas, consumieron el oxígeno y mancharon de color verde sectores del lago Menor, al descomponerse emanaron hidrógeno de sulfuro, gas neurotóxico que aniquiló a peces aves y anfibios.

La rana gigante del Titicaca, considerada por los biólogos marinos un emblema y un símbolo de la naturaleza, resiste a la contaminación, su hábitat está deteriorado y su reproducción está en riesgo, su conservación en cautiverio es una alternativa para que después sea reintroducida cuando se haya descontaminado el lago.

Tecnología
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487