JORNADA
Domingo 19, noviembre 2017
Loading
Bolivia anuncia vuelta de embajador a Brasil pero insiste en que hubo "golpe"
Morales dijo que Kinn volverá a Brasilia y que Brasil ha tomado una decisión similar para que su representante, Reymundo Santos Rocha, vuelva a La Paz, porque ambos "tienen mucho que hacer" en las conversaciones sobre energía e hidrocarburos.

Imprimir Enviar
La Paz, (EFE/JORNADA)
martes 4, octubre 2016
JornadaNet
APG
El presidente Evo Morales anunció ayer que el embajador en Brasil, José Kinn, retornará a ese país tras haber sido llamado a consultas en agosto como una protesta por la destitución de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, proceso que el gobernante insistió en llamar un "golpe congresal".

Morales remarcó que a pesar de la situación política de Brasil, la relación bilateral con ese país continúa en el campo energético, porque ambas naciones son hermanas y, además -añadió-, "se tiene mucho por hacer".

En conferencia de prensa, el gobernante boliviano explicó que convocó al embajador boliviano en ese país, José Kinn, para que informe sobre la situación que actualmente atraviesa Brasil, tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

"Quiero decirles que al margen de ese tema sigue el contacto entre el ministerio de energía e hidrocarburos", dijo el Jefe de Estado.

Morales ayer lunes sostuvo que Kinn volverá a Brasilia y que Brasil ha tomado una decisión similar para que su representante, Reymundo Santos Rocha, vuelva a La Paz, porque ambos "tienen mucho que hacer" en las conversaciones sobre energía e hidrocarburos.

"Si bien ha habido un golpe congresal, yo me he informado que es legal, aunque no tendrá legitimidad. Será constitucional, legal, pero no tiene esa legitimidad", insistió el primer mandatario.

Subrayó que, "al margen de ese problema político", Brasil y Bolivia deben trabajar por el bien de las dos naciones vecinas, como lo hicieron durante este tiempo sin sus embajadores.

A fines de agosto, Morales convocó a Kinn a La Paz después de que el senado brasileño destituyera en el marco de un juicio político a Rousseff, pasando el poder al entonces vicepresidente, Michel Temer.

"Estamos convocando a nuestro embajador en Brasil para asumir las medidas que en este momento se aconsejan", escribió entonces Morales en su cuenta de Twitter.

El Gobierno boliviano cuestionó en su momento la destitución de Rousseff porque fue decidida por "menos de cien personas", pese a haber contado con el apoyo electoral de 54 millones de ciudadanos.

Bolivia y Brasil, que tienen una frontera de casi 3.400 kilómetros, deben negociar la renovación del contrato de compra y venta de gas natural boliviano que fenece en 2019 y además tienen planes para construir hidroeléctricas en la Amazonía y discuten sobre un proyecto de un ferrocarril bioceánico.

En las últimas semanas, las autoridades bolivianas confirmaron que el nuevo esquema de venta del energético a Brasil incluirá a empresas privadas brasileñas, además de la estatal Petrobras.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487