JORNADA
Jueves 31, julio 2014
Loading
Bolivia reduce por primera vez desde 2006 sus cultivos de hoja de coca

Imprimir Enviar
La Paz, (EFE)
martes 18, septiembre 2012
JornadaNet
EFE
El peruano César Guedes, presentó el informe anual sobre los cultivos de la planta en un acto al que asistió el Presidente Evo Morales.
Bolivia redujo por primera vez desde 2006 en 12 % sus cultivos de hoja de coca, al pasar de 31.000 a 27.200 hectáreas entre 2010 y 2011, destacó ayer la Oficina de la ONU contra el Droga y el Delito (UNODC).

El responsable de la UNODC en Bolivia, el peruano César Guedes, presentó el informe anual sobre los cultivos de la planta en un acto al que asistieron el Presidente Evo Morales y varios diplomáticos.

Se trata de la primera reducción neta de los cultivos de coca en Bolivia desde la llegada al poder en 2006 de Morales que, pese a su condición de Jefe de Estado, sigue siendo líder de los sindicatos de productores de esa planta de la zona central del Chapare.

El descenso de cultivos en 2011 es el resultado de la destrucción ese año de 10.500 hectáreas, un 28 % más que las 8.200 erradicadas en 2010, según la UNODC, que mide los cocales en Bolivia desde 2003.

La producción total de hoja de coca en la gestión pasada fue de alrededor de 48.100 toneladas, menor a las 55.000 de 2010.

Los cocales se encuentran principalmente en la zona de los Yungas (occidente) y el Chapare, y en menor volumen en parques naturales del centro del país donde hay una gran diversidad biológica, por lo que la UNODC pidió que se evite el narcotráfico en esos lugares.

Según el reporte, el valor de la producción total de la hoja de coca se situó en 2011 en 353 millones de dólares, lo que representa un 1,5 % del Producto Interior Bruto del país y muestra la importancia que tiene en la economía boliviana.

El informe también hace notar que solo 18.420 toneladas de coca (un 38 % de las 48.100) se comerciaron el año pasado en los mercados legales para la planta en La Paz y la localidad central de Sacaba.

La oposición sostiene que los volúmenes de coca que no pasan por esos mercados alimentan el circuito del narcotráfico.

Al igual que el año pasado, la UNODC no presentó ayer el cálculo del potencial de producción de cocaína en Bolivia y explicó que aún se encuentra "revisando los factores de conversión de hoja de coca a clorhidrato de cocaína 100 % puro".

El informe señala, no obstante, que existen varios indicios de que "la eficiencia de los laboratorios en Perú y Bolivia ha cambiado gradualmente por la influencia del método de fabricación colombiano" de cocaína, en el que se emplea menos coca.

En su discurso, Morales volvió a criticar al Gobierno de Estados Unidos que el viernes emitió un informe en el que sostuvo que Bolivia incumple sus acuerdos antinarcóticos internacionales.

Morales dijo que no reconoce el informe de EE.UU. y criticó que ese país "descertifique" la lucha contra el narcotráfico boliviana.

"Si fuera legítima o legal la descertificación o certificación de la lucha contra el narcotráfico (...) yo digo que Bolivia descertifica a Estados Unidos por su participación en la lucha contra el narcotráfico", dijo el mandatario.

Argumentó su opinión en que la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU ha informado que el mercado ilegal de las drogas ilícitas sigue creciendo en EE.UU.

El encargado de Negocios de la Embajada de EE.UU, Larry Memmott, que asistió al mismo acto, no comentó las críticas de Morales, pero destacó que está impresionado de que los datos de la ONU sobre la baja de los cocales son parecidos a los manejados por Washington.

Las cifras calculadas por Estados Unidos hablan de una reducción del 13 %, pero de 34.500 a 30.000 hectáreas, entre 2010 y 2011.

"Creemos que es un logro muy importante, pero hay mucho más por hacer en este campo", dijo Memmott, principal representante de su país en Bolivia, cuyo Gobierno expulsó en 2008 al embajador Philip Goldberg acusándolo de supuesta conspiración.

En 2005, un año antes de que Morales llegara al poder, los cultivos de la coca en Bolivia eran de 25.400 hectáreas y llegaron, en 2010, a 31.000 hectáreas, para bajar el año pasado a 27.200.

La Ley antidroga solo reconoce 12.000 hectáreas de coca como legales, aunque el Gobierno de Morales quiere subir esa cifra a 20.000 con el argumento de que se alentará su uso en la industria de harinas, refrescos, tónicos e infusiones.

Bolivia
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487