JORNADA
Sábado 25, marzo 2017
Loading
Bolivia advierte a Chile que defenderá libre tránsito, Silala y DDHH
El presidente Evo Morales advirtió a Chile con hacer respetar los derechos de Bolivia en tres conflictos que causan tensiones bilaterales, pero también volvió a destacar como necesaria una negociación sobre la demanda de un acceso soberano al Pacífico.

Imprimir Enviar
La Paz, (EFE)
viernes 24, marzo 2017
JornadaNet
APG
El presidente de Bolivia, Evo Morales, advirtió ayer a Chile con nuevas acciones para hacer respetar los derechos de su país en tres conflictos que causan tensiones bilaterales, pero también volvió a destacar como necesaria una negociación sobre la demanda de un acceso soberano al Pacífico.

En un discurso para conmemorar los 138 años de la pérdida del territorio costero boliviano en la guerra del Pacífico, Morales también reflexionó que ambos países están destinados inevitablemente a convivir como hermanos.

La conmemoración estuvo acompañada por un desfile de militares, funcionarios y estudiantes en la tercera jornada consecutiva que vive La Paz de movilizaciones para recordar su demanda marítima, un tema que trata la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Morales anunció que una primera acción consistirá en estudiar mecanismos legales en foros internacionales "para hacer respetar los derechos de libre tránsito" de Bolivia que, según el mandatario, "han sido pisoteados, obstruidos e incluso negados".

La denuncia sobre los problemas del libre tránsito en las terminales portuarias del norte de Chile tiene que ver con las recurrentes huelgas de funcionarios portuarios o aduaneros chilenos que, según el Gobierno de Bolivia, dañan su comercio y economía.

El mandatario considera que los derechos al libre tránsito por los puertos chilenos son negados como represalia por el juicio que se inició en 2013 contra Chile ante la CIJ, para reclamar que ese país negocie en firme la petición de un acceso al Pacífico.

Además, Bolivia prepara la refutación de la memoria que Chile presentará el 3 de julio, dentro de un juicio que, a su vez, ha iniciado el Gobierno de Santiago para que la misma CIJ determine que las aguas de la zona fronteriza del Silala son un río internacional.

En este conflicto, Bolivia sostiene que el Silala son manantiales de su territorio cuyas aguas fueron canalizadas artificialmente hacia el norte de Chile donde son aprovechadas sin pago alguno.

Como tercera acción, Morales dijo que Bolivia no abandonará a los dos militares y siete empleados aduaneros que fueron detenidos el fin de semana en la frontera por carabineros chilenos.

Según La Paz, los gendarmes cruzaron la frontera ilegalmente para hacer la detención en medio de un operativo contra el contrabando, mientras que Chile asegura que fueron los bolivianos los que pasaron el límite y trataron de robar nueve camiones.

El mandatario sostuvo que en este caso hay una violación del derecho internacional que rige la buena vecindad y enfatizó que atacar el contrabando no es robar, sino combatir un delito.

"Que el Gobierno de Chile no tenga la menor duda, Bolivia antepondrá la razón de la ley, de la justicia. Ante cualquier acto inamistoso, Bolivia no caerá en el juego de la amenaza", agregó.

El Ejecutivo de La Paz hará una denuncia sobre el tema ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Este caso motivó ayer una protesta de sectores sociales afines a Morales contra el Consulado de Chile en Santa Cruz (este), en la que los manifestantes dieron azotes a un muñeco que representaba a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

Además, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, pidió que los bolivianos no consuman productos chilenos de contrabando.

En su discurso, el presidente también volvió a reivindicar la importancia de negociar con Chile para solucionar la controversia histórica sobre la salida soberana al mar.

"Bolivia entiende perfectamente que la negociación de nuestra salida al mar debe respetar los intereses de ambas partes y llegar a resultados sin vencedores, ni perdedores, pero con soluciones justas", sostuvo.

Concluyó que el "destino inevitable" de Bolivia y Chile es estar juntos, pero no solo para coexistir aislados, sino para convivir como hermanos".

Bolivia nació como república en 1825 con costas, pero una invasión chilena, en febrero de 1879, le arrebató 120 mil kilómetros cuadrados de territorios ricos en minerales y 400 kilómetros de litoral al Océano Pacífico.

Desde entonces, Bolivia reivindica en diferentes foros internacionales el derecho de recuperar su cualidad marítima y en 2013 llevó el diferendo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Debido a la controversia por el reclamo boliviano, ambos países no tienen relaciones a nivel de embajadores desde 1962, salvo un breve paréntesis entre 1975 y 1978.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487