JORNADA
Viernes 29, abril 2016
Loading
Hackers ingresan a los registros electrónicos por fragilidad de éstos
Respecto a sociedades offshore reveladas en la investigación mundial "Panamá Papers", publicado en el rotativo irlandés Irish Times, 65 compañías, 35 accionistas, 18 clientes y 8 beneficiarios de Bolivia estarían incluidos en el caso, "hay preocupación en el Gobierno a través del Ministerio de Transparencia", afirmó el parlamentario Gonzalo Barrientos.

Imprimir Enviar
*Redacción JORNADA
viernes 29, abril 2016
JornadaNet
archivo
Qué permitió que se hubiera dado a conocer esa filtración a nivel mundial, sobre todo a webs de Gobiernos populistas socialistas como el de Rusia, la China?, fue la irrupción de "hackers" o piratas informáticos en las páginas web de organizaciones o grupos, consorcios internacionales de investigación, por ejemplo sobre depósitos en cuentas bancarias -de grandes cantidades de dinero en Bancos de Panamá, Islas Caimán, Cancún o los denominados paraísos fiscales-, fruto de posibles actos de corrupción en la administración de la cosa pública por servidores públicos de diferentes Estados, Republicas o países.

Se dio el caso que el año 1999 con la frase "¿Quién ríe último?" un grupo de hackers irrumpió en las páginas web internet del Senado Norteamericano y del FBI. De igual forma en otras oportunidades lo hicieron en páginas web de Inglaterra, Francia, Rusia, la China.

Frágiles a nivel mundial

En Bolivia, "los piratas computacionales" irrumpieron en páginas web del Ministerio de Gobierno, de la Policía Boliviana, de servicios de inteligencia, porque los registros electrónicos, no solo en países latinoamericanos sino a nivel mundial, son frágiles, "alteraron documentos, informaciones".

En cada intervención digitalizada e internacionalizada mediante internet, aparecía la imagen de "Anonymous " para seguidamente hacer conocer que se habían introducido en los sistemas de las redes electrónicas.

En el caso de Panamá Papers, se cita que 65 compañias, 35 accionistas, de Bolivia, fueron detectadas.

Cabe puntualizar que en Bolivia gracias a la amplia publicidad en medios impresos, en cumplimiento del Código de Comercio, antes de la promulgación de la Ley 779 de 21 de enero de 2016, se podía identificar a quienes constituían consorcios, grupos económicos, para lograr contratación de obras con el Estado y así obtener grandes réditos.

La ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Lic. Lenny Valdivia, a nombre del Gobierno de Bolivia, pidió al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que brinde información sobre bolivianos involucrados en el "Panamá Papers", solicitud que -según el diputado Gonzalo Barrientos-, "denota preocupación sobre alguna situación que posiblemente comprometa a algunas personas que durante estos últimos diez años, en función de servidores públicos, podían haber depositado en los paraísos fiscales ".

Viene a colación que los Bancos de Suiza no pagan intereses por dineros depositados, sino que cobran intereses por el resguardo que hacen de dineros los cuales no siempre pueden ser de origen lícito.

La Ley 779 debe ser modificada para evitar sociedades fantasmas

Los Dres. Henry Chacón C., Wilber Cabrera, Ronald Torres A., Carlos Crespo G., Gonzalo Torrez, afirman: "Todo registro electrónico debe tener las siguientes características: ser interactivo, ágil, acorde a la tecnología moderna, de fácil acceso remoto, privacidad y confidencialidad de la información sensible y garante de la seguridad jurídica registral y fe pública documental, que no genere monopolio estatal ni privado".

En la Ley Nº 779 promulgada por el presidente Evo Morales Ayma, no se especifica esas características y menos se determina, con carácter general, que las reproducciones que provenga del registro electrónico y certificaciones extendidas manualmente, serviría para efectos jurídico legales.

En criterio de los letrados, la Ley 779 debe modificarse y declarar subsistentes los Arts: 128, 130, 142 numeral II, 255, 288, 302, 331, 381, 452, 460, 649, 663, 726, 736 y 1494 del Código de Comercio, con el añadido que toda constitución de sociedad y actuados inherentes a contratos comerciales también deben ser registrados electrónicamente.

No es suficiente el registro electrónico, se presta a alteraciones, modificaciones y pueden ser manipuladas toda vez que no es aceptable en el ámbito jurídico, como prueba plena.

Por las recientes connotaciones reveladas en Panamá Papers, se advierte que algunos servidores públicos o sus familiares, en varios Estados, conformaron sociedades "fantasmas" con el fin de obtener contratos con el Estado para captar millonarias sumas en dólares para luego exportarlas como divisas a bancos de Panamá o de los denominados "paraísos fiscales".

En Bolivia la Ley 779 no fue públicamente debatida en el plenario de la Asamblea Legislativa, lo que significa que el proyecto de Ley, remitido por el Ministerio pertinente, no fue consensuado o mejorado para que se identifique a quienes componen sociedades, la opinión pública requiere estar ampliamente informada en forma impresa, el registro electrónico no garantiza que haya amplia información al público sobre personas que constituyen sociedades, podría interpretarse como un diseño elaborado para favorecer actuaciones de algunos servidores públicos, sus familiares o militantes partidarios.

Los hackers más buscados

Referente a la fragilidad de registros electrónicos y al hackeo de estos, a nivel internacional, damos a conocer lo siguiente:

"El FBI está dispuesto a pagar más de 4 millones de dólares de recompensa por cualquier tipo de información que pueda conducir a la detención de los cinco "hackers" o cibercriminales más buscados del mundo, acusados de organizar fraudes masivos en Internet que han provocado millones de dólares en pérdidas durante la última década.

No son terroristas, ni traficantes de armas ni han sido acusados de ningún asesinato, pero aparecen entre los delincuentes más buscados del mundo, reflejo de que los crímenes informáticos se han convertido en un problema de primer orden para empresas y gobiernos de los cinco continentes.

Popularmente se les conoce como hackers, pero es un error ya que no todos los hackers son piratas informáticos. "Un hacker no tiene nada que ver con un cibercriminal o incluso un hacktivista", ha explicado en varias apariciones públicas el hacker Chema Alonso, uno de los mayores expertos de seguridad informática de España y responsable de Eleven Paths.

Los hackers "buenos" investigan y detectan agujeros de seguridad en las redes. Pero a diferencia de los ciber delincuentes, avisan a los autores del software para solucionar el problema. Los ciber delincuentes, sin embargo, realizan actividades ilegales y se lucran con ello".

Un ciudadano ruso aparece en el primer puesto de la lista de los ciberdelincuentes más buscados del mundo, Evgeniy Mikhailovich Bogachev, por el que se ofrece la recompensa de 3 millones de dólares por cualquier tipo de información que pueda ayudar a su detención y/o condena".

El FBI recomienda: "Proteger tu móvil ante malware, spyware y otros ciberataques".

Como se advierte todo registro electrónico, también en Bolivia, puede ser hackeado.

¿Cuál es la forma de evitar riesgos a los registros electrónicos que se pretende?. Los asambleístas del Legislativo, deben proceder a intercambiar ideas, en sesiones públicas, sobre las deficiencias y opciones para evitar la presencia de hacker en las redes de registro electrónico.

El Gobierno debe modificar dicha Ley 779, por cuanto tiene dos tercios en el Legislativo, de lo contrario no habrá seguridad jurídica en registros electrónicos, afirmaron los juristas.

Bolivia
© 2001-2015 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487